Aumentó NL su deuda 13% en 2017 y va por más en 2018
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aumentó NL su deuda 13% en 2017 y va por más en 2018

COMPARTIR

···

Aumentó NL su deuda 13% en 2017 y va por más en 2018

No conformes con esto, ya preparan una nueva andanada de deuda para este año, que muy posiblemente superará los seis mil millones de pesos, ya que se acaban de arreglar con el Gobierno Federal, para liberar un crédito con Banobras para adquirir los 26 vagones que requiere la Línea 3 del Metro.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
27/06/2018
Actualización 27/06/2018 - 9:00
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

Recientemente se dio a conocer que el estado de Nuevo León va a contratar una nueva deuda de unos dos mil 600 millones de pesos con Banobras, para financiar los vagones de la Línea 3 del Metro, además de los nuevos financiamientos ya contratados en lo que va de este año, rompiendo una promesa más de campaña del Bronco, y del tristemente célebre “Don Fernando”, quienes se cansaron de decir que la deuda que heredaban era monumental e impagable.

Recordarán ustedes que hacían cuentas rancheras de que el estado debía más de 100 mil millones de pesos, y que ya no había márgenes para pedir un peso más, por lo que la política de deuda debía centrarse en detener su crecimiento y retomar una austeridad a ultranza en el gasto, que en 2015 se ubicaba sobre los 75 mil millones de pesos.

En menos de tres años, el gasto ya ronda los 100 mil millones de pesos, es decir, ha crecido en unos 25 mil millones de pesos, que representan nada más y nada menos que un 33 por ciento del gasto de arranque, y se nos decía que tan solo con eliminar los “Moches” se podrían ahorrar unos cuatro mil millones de pesos, que sumados a los gastos de publicidad que cancelarían, los ahorros serían de unos seis mil millones de pesos al año.

Bueno, así como el gasto, lejos de bajar subió más de treinta por ciento, la “monumental” deuda del Gobierno del Estado tampoco bajó, y tan solo el año pasado, subió la friolera de un 13 por ciento, ya que pasó de 37 mil 938 millones de pesos al cierre de 2016, a 42, mil 880 millones de pesos a diciembre de 2017, es decir, casi cinco mil millones de pesos más.

No conformes con esto, ya preparan una nueva andanada de deuda para este año, que muy posiblemente superará los seis mil millones de pesos, ya que se acaban de arreglar con el Gobierno Federal, para liberar un crédito con Banobras para adquirir los 26 vagones que requiere la Línea 3 del Metro, que, sumados al crédito revolvente para cubrir posibles contingencias de pago, la nueva deuda rondaría los dos mil 600 millones de pesos.

Este nuevo crédito sería a 20 años y por el momento no se han revelado las condiciones del mismo, lo que sumado a los otros créditos ya contratados, el servicio de la deuda escalaría a niveles nunca antes vistos, ya que la deuda del Gobierno Estatal podría cerrar 2018 muy cerca de los 50 mil millones de pesos.

Si a esta deuda del Gobierno central le aumentamos la deuda de los Organismos autónomos, como Agua y Drenaje, la Red Estatal de Autopistas, y el Instituto de Control Vehicular, la deuda total gubernamental, al cierre de 2017, llegó a los 66 mil 404.5 millones de pesos, y considerando los nuevos créditos ya comentados, más el nuevo endeudamiento autorizado a la red estatal de Autopistas, estaríamos hablando de una deuda estatal, al cierre de este año, cercana a los 77 mil millones de pesos, cantidad similar a la que debe la CDMX, la cual ostenta el primer lugar nacional en deuda absoluta estatal.

Sin embargo, si analizamos la deuda por habitante, nuestro Estado ya se encuentra en primer lugar nacional, gracias a la mayor deuda contratada por el Bronco, situación, que por cierto, no presumió en su campaña a la presidencia de la república.

Lo malo de todo esto, es que la inversión pública estatal luce aún muy escuálida, pues los recursos de la nueva deuda no parecen llegar a las obras de infraestructura estatal, y las constructoras siguen padeciendo de bajos índices de actividad, en detrimento del crecimiento económico estatal.

Esperemos que Don Jaime no regrese a seguir consumando más estragos.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio en Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.