Monterrey

Arizona, capital de la segregación racial
busca aumentar negocios con México

DESDE
TEXAS....

JAVIER
AMIEVA


25 enero 2016 9:12 Última actualización 25 enero 2016 9:27
nevada en Sonora. (Brisa Retano)

nevada en Sonora. (Brisa Retano)

En la segunda conferencia anual “Borderlands Trade Conference”, Jonathan Rothschild, alcalde de Tucson, Arizona hace esfuerzos por mejorar la relación comercial con México, en un estado donde el racismo político y policiaco demuestra querer lo contrario a lo señalado por el alcalde.

“Encontrar maneras de trabajar juntos y beneficiarse de las oportunidades económicas transfronterizas”, fue remarcado por el alcalde en el estado natal de la proposición 1090 y donde tuvo un aforo de 300 personas.

Es posible que por cortesía, como empleado-funcionario asistiera Eduardo González, directivo de Pro-México, representante de la oficina de inversión en Phoenix, Arizona, quien apoyó las declaraciones de Rothschild cuando invocó las tradicionales “Cinco C´s” – en el idioma inglés- de Arizona: cobre, ganado, algodón, cítricos y climáticos; yo agregaría otra C, Arizona contra los mexicanos.

Pero permítame explicarle a usted, con la aprobación de la Ley SB 1070, a inciativa de legisladores de Arizona, el estado marcó el comienzo de una de las leyes de inmigración más duras, estrictas y discriminadoras en los Estados Unidos (EU).

No sólo leyes estatales en contra de los mexicanos, sino reglamentos locales y de policía que previenen de un negocio sano en ese estado donde el peligro para turistas, familiares de residentes mexicanos y hombres de negocio, que viajen a investigar sobre algún negocio en particular puedan ser molestados o detenidos.

Arizona es uno de los estados que no permite que inmigrantes indocumentados reciban servicios médicos regulares, vacunaciones, ayuda o beneficios públicos, como ayuda para alimentos, o que los niños se matriculen en la escuela, mantiene reglamentos que si bien no hacen efectivas penalidades, previenen de rentar casa-habitación a indocumentados o personas que no tengan seguro social. Hoy los más acérrimos políticos antiinmigrantes son aquellos que representan a Arizona.

México es el mayor socio comercial de Arizona y visitantes mexicanos gastan más de 7 millones de dólares al día en este estado, se mencionó en la reunión; pero junto con las perspectivas económicas, también hay oportunidades sociales, culturales y académicos para ser explorados entre los dos países, dijo Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, alcalde de Hermosillo, Sonora.

El alcalde de Hermosillo fue uno de varios funcionarios electos mexicanos en el evento, incluyendo Lorenzo de Cima, de Guaymas, Faustino Félix Chávez, de Ciudad Obregón, Cuauhtémoc Galindo, de Nogales y Carlos Felton, de Mazatlán, Sinaloa; quisiera creer en la buena fe de estos funcionarios, sin embargo parecen vivir aislados de los hechos que no deben de permitir, ni a personas, ni a empresarios hacer negocios con Arizona.

El intercambio comercial de Arizona con México se estima en más de 10 mil millones de dólares y se dice que genera 100 mil puestos de trabajo, y por supuesto que las poblaciones cercanas de Sonora tienen que buscar la forma de hacer negocios y mantener buenas relaciones, pero eso no reza para los demás mexicanos.

Fue aquí en Phoenix, Arizona donde el aspirante a candidato presidencial republicano Donald Trump, dijo que México envía sus peores - asesinos y violadores - a través de la frontera. Esto por supuesto que lo dijo aquí porque es un estado donde hay, no solo acústica sino resonancia, es el estado donde mandan los sheriffs y donde se redactan las leyes antiinmigrantes más duras de este siglo.

Los productores de Sinaloa, del sur de Sonora, de Durango que utilizaban esos puertos, tenían que soportar no sólo la dureza legal y cumplirla, sino también el cumplir con las tardanzas en áreas de inspección y de despacho, es posible que al menos esta parte, los productores puedan utilizar más eficientemente el nuevo paso por Otay, para pre-despacho de productos frescos o simplemente avanzar por carretera a Nuevo Laredo o Reynosa con la nueva carretera vía Durango, que les permitirá hacer el mismo tiempo hasta estos puntos en Tamaulipas, que el mismo que utilizan transportando mercancías hasta Arizona; claro que ahora este estado americano, desde que se inauguró esta carretera “ha demostrado ser más amigable” ¿Qué opina de este tema estimado lector?

* El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.