Monterrey

Anticipan desaceleración

OPINIÓN. Las variables que han mostrado un mayor deterioro en los últimos meses son la tendencia en el empleo en las manufacturas, el índice de confianza empresarial y el índice de precios de la Bolsa Mexicana de Valores.
OPINIÓN ACADÉMICA UANL
Cesáreo Gámez
17 marzo 2017 10:18 Última actualización 17 marzo 2017 10:18
Cesáreo Gámez, economista dela UANL.

Cesáreo Gámez, economista dela UANL.

El panorama de corto plazo de la economía mexicana podría agravarse en el corto plazo, de acuerdo con los indicadores cualitativos que elabora en INEGI. Esto se observa en los indicadores compuestos, asì como en los ìndices de pedidos, expectativas y confianza del sector empresarial.

El Indicador Adelantado de la economía mexicana en enero de 2017 se ubicó por debajo de su tendencia de largo plazo al observar una disminución de (-0.2) puntos con respecto al pasado mes de diciembre.

La tendencia del IA pude significar que el panorama de corto plazo para la economía mexicana continúa deteriorándose.

El Sistema de Indicadores Cíclicos está conformado por dos indicadores compuestos que se denominan Coincidente y Adelantado.

El Indicador Coincidente refleja el estado general de la economía en un momento dado, mientras que el Adelantado busca señalar anticipadamente los puntos de giro de la actividad económica, con base en la información con disponible de sus componentes a una fecha determinada.

El Indicador Adelantado está compuesto por la tendencia del empleo en las manufacturas, el Indicador de Confianza Empresarial (ICE), en la modalidad de si el actual es momento adecuado para invertir del sector manufacturero, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores en términos reales, el tipo de cambio real bilateral México - EUA, la tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE) y el Índice Standard & Poor´s 500.

Las variables que han mostrado un mayor deterioro en los últimos meses son la tendencia en el empleo en las manufacturas, el índice de confianza empresarial y el índice de precios de la Bolsa Mexicana de Valores.

Las variables que componen el Indicador Coincidente son el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el índice de actividad industrial, el Índice de ventas al por menor, los asegurados permanentes en el IMSS, la tasa de desocupación urbana y las importaciones totales.

Este indicador mostró un incremento de 0.4 por ciento en diciembre, impulsado por las importaciones totales de México, los asegurados permanentes del IMSS y el indicador global de la actividad económica.

Los indicadores compuestos son un instrumento muy usado en las economías desarrolladas para seguir y prever el comportamiento esperado de la economía en el corto plazo.

Entre otros, este tipo de indicadores son calculados por el Conference Board, empresa basada en Estados Unidos, que calcula el indicador coincidente (Coincident indicator), y el indicador líder (Leading indicator) para un conjunto de países, incluido México.

Bajan pedidos, expectativas y confianza
Las señales de deterioro de la economía mexicana no se terminan ahí, de acuerdo con el Indicador de Pedidos Manufactureros (IPM) correspondiente a febrero de 2017, los pedidos realizados por la industria manufacturera en este mes disminuyeron en (0.5) por ciento en relación al mismo mes de 2016.

Este indicador se elabora en forma conjunta entre el INEGI y el Banco de México, considerando las expectativas de los ejecutivos industriales que capta la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial.

Las caídas más fuertes se observaron en la industria química y derivados de petróleo, con una contracción de (-1.0) por ciento, y de minerales no metàlicos, con (-0.8) puntos porcentuales.

Por otro lado, los indicadores de Expectativas Empresariales (EE) mostraron un comportamiento mixto en febrero de 2017. Las expectativas del sector manufacturero registraron una mejoría en relación al mismo mes del año anterior. Sin embargo, las expectativas de la industria de la construcción y del sector comercio se deterioraron en el segundo mes del año.

Como resultado, los indicadores de confianza empresarial (ICE) mostraron un deterioro generalizado en febrero. El ICE de la industria manufacturera disminuyò en (-4.8) por ciento en el segundo mes del año. Los ICE correspondientes a la construcción y al comercio se deterioraron en (-7.6) y (-5.6) puntos en mes de referencia.

Los diversos indicadores cualitativos sobre la economía muestran señales inequívocas de una desaceleración en los próximos meses, por lo que será importante darles un seguimiento cercano y mantener la cautela en la toma de decisiones.

El autor es economista dela UANL, con Doctorado en la Escuelade Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.