América: diferentes problemáticas económicas y sociales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

América: diferentes problemáticas económicas y sociales

COMPARTIR

···

América: diferentes problemáticas económicas y sociales

Después de este periodo de crecimiento, un informe del Fondo Monetario Internacional estima que habrá una desaceleración de la economía mundial.

Opinión MTY tecnologíco de monterrey Norma A. Hernández
21/05/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Norma A. Hernández Fuente: Cortesía

En América, los países que componen el continente presentan diferentes facetas y por tanto una probabilidad de un distinto futuro. Esta semana leyendo el Reporte de Perspectivas Regionales 2018 del Fondo Monetario Internacional quedo con un sabor agridulce. El informe afirma del crecimiento de las economías mundiales en los últimos 2 años, y espera continúe en lo que resta del 2018 y persista hasta mediados o finales de 2019, este ímpetu generalizado de la zona euro, Japón, China y Estados Unidos. La expansión fiscal originada en Estados Unidos (EU) ha sido un importante factor detonador. Sin embargo, después de este período de crecimiento, el informe afirma que habrá una desaceleración de la economía mundial. Ante este panorama ¿Habrá una América progresista y otra que tenga magros índices de crecimiento económico y social? en el mismo país ¿Podrán existir dos realidades de empleados que hacen trabajos tan diferentes? o será la ignición para ahondar más la polarización social en los países de Centro, Sudamérica y México.

Existen sólidos avances registrados por las economías de EU y Canadá en 2017 y 2018, siendo el crecimiento de EU 2.9 por ciento, un 0.6 por ciento mayor del pronóstico, una tercera parte explicado por los estímulos fiscales del país. De acuerdo a dichos pronósticos, EU y Canadá crecerán por encima de su potencial a corto plazo y hasta mediados de 2019, las favorables condiciones financieras a escala mundial y las mejores perspectivas para la demanda externa hacen pronosticar lo anterior. Sin embargo, a mediano plazo lo que se prevé es la moderación del crecimiento mundial debido al endurecimiento de las condiciones financieras, la agudización de las tensiones comerciales, viéndose políticas más proteccionistas, y tensiones geopolíticas.

Si todo fuera economía, la ecuación la podríamos ajustar. Sin embargo de acuerdo al informe, los factores no económicos que podrían descarrilar la reciente recuperación económica de la región son la incertidumbre política debido a las elecciones que se avecinan en varios países, tensiones geopolíticas y eventos meteorológicos extremos.

La agudización de los riesgos económicos en el exterior, en particular, un viraje hacia políticas más proteccionistas y un endurecimiento repentino de las condiciones financieras mundiales también podría ensombrecer las perspectivas de crecimiento.

En el largo plazo las perspectivas de crecimiento para América Latina y el Caribe siguen siendo moderadas, lo que hace pensar que la convergencia de los niveles de ingreso de estos países con los de las economías avanzadas es un proceso difícil. Otro factor que menciona el reporte es la polarización de los salarios que provocan una inequidad en el ingreso, y recomienda aumentar el sentido de seguridad en el empleo a pesar de los avances tecnológicos, en México otro factor importante son las tensiones que existen con la renegociación del TLCAN. La región de América Latina y el Caribe sigue siendo la más desigual del mundo, y para lograr un crecimiento duradero menciona algunas recomendaciones como son: mejorar las comunicaciones y la transparencia del banco central para afrontar más eficazmente los shocks futuros, invertir más en la gente mediante un gasto más eficiente en educación, mejorar la infraestructura, lo cual también promovería otros tipos de inversión en la región, abordar la corrupción, mediante mejoras en la gestión de gobierno y el clima de negocios.

Puedo afirmar que el informe concluye que para la Economía mundial “Las cosas ahora están bien pero no durarán”, en particular es preocupante la situación crítica de Venezuela y la disminución de los precios de exportación en materias primas.

En entrevista de prensa del FMI una reportera hace la pregunta de que si todas las promesas de Trump sobre una guerra comercial se hicieran realidad ¿cuál sería el peor escenario?, el FMI contesta que realizó una simulación de aumento de 10% de aranceles, lo que provocaría una disminución de la inversión, que a su vez traería una baja expansión económica, y una baja de los mercados, pero como comentaba al principio del artículo esto no se antoja ver en este año y sería a finales de 2019. Estados Unidos goza de la tasa de desempleo más baja desde 2000 y esto impulsa el consumo, por tanto la inflación puede ser un factor que afecte que las tasas de interés en el vecino país aumenten más rápido de lo que se espera, y esto puede originar un movimiento de capitales de los países emergentes a Estados Unidos, ¿Diferentes realidades?, el 2020 nos tendrá las respuestas.

La autora es Profesora del Departamento de Contabilidad y Finanzas, Escuela de Negocios, Región Norte.

Opine usted: NormaHernandez@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.