Monterrey

Alliance Boots no “moverá” el mercado farmacéutico en NL

El presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México, Pascual Herrera comenta que la firma tendrá que orientar el formato actual con el que opera a una mejor dispensación del mercado.
Sonia Coronado
16 junio 2014 21:15 Última actualización 17 junio 2014 5:0
 [Bloomberg]  El 6% de medicinas que se ofrecen son ilegales.

[Bloomberg]  El 6% de medicinas que se ofrecen son ilegales.

MONTERREY.- La compra de Farmacias Benavides por parte de la británica Alliance Boots, no significará un reacomodo en el mercado regiomontano ni del país, pues el nuevo jugador deberá adaptarse a la reglamentación mexicana, señaló Antonio Pascual Herrera, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex).

“La inversión que viene tendrá que competir y jugar con las reglas de nuestro país, por lo tanto, tendrán que esforzarse para tener resultados. En resumen, para la región de Monterrey y del país no pasará nada, porque (Farmacias Benavides) ya habían estado ahí, de manera que van a tener que hacer un esfuerzo importante porque esta cadena tendrá que competir con las demás que hay en la región”.

Pascual Herrera dijo que Alliance Boots tendrá que orientar el formato actual con el que opera la comercializadora de medicamentos y abarrotes, a una mayor y mejor dispensación de fármacos, como una prestación de servicio al consumidor.

“El formato de Benavides es básicamente de tienda de autoservicio, en donde mayoritariamente existe un menú de productos no farmacéuticos, es un modelo importado de Estados Unidos, donde la mayoría de lo que se comercializa no son precisamente medicamentos, estimo que tienen un 30 por ciento del componente de productos farmacéutico”.

El representante del sector farmacéutico agregó que “el componente fundamental de este negocio no es justamente medicamentos, entonces van a tener que hacer una orientación hacia la práctica de una buena dispensación de medicamentos y considerarlos como de prioridad, porque si bien, mercantilmente pudiese tener la rentabilidad del negocio en los otros productos, el manejo y la comercialización de los medicamentos implica una función social y un riesgo para la salud, por lo tanto aquí tendríamos que observar una buena práctica para la prestación del servicio”, dijo el directivo.

Anafarmex afilia al 75 por ciento del mercado farmacéutico, unos 28 mil puntos de venta en el país, de los cuales el 40 por ciento corresponden a cadenas y autoservicio y el 60 por ciento restante son de las denominadas comunitarias o de barrio.

“La comunitaria le acerca el medicamento a la población, en las de autoservicio hacen lo contrario, jalan al consumidor hacia al centro de acopio, eso es un fenómeno que cuidan los europeos porque tiene un valor social”.

Agregó que en México se ha convertido en una tendencia “tener mostradores de formato vertical, es decir, grandes farmacias, autoservicios, cadenas y nos estamos olvidando de la función social de la farmacia, que es acercar el medicamento a la población; con esto no quiero descalificar el formato de cadena y de autoservicio que ya tenemos en el país y que llegó para quedarse”.

El directivo dijo que tanto Femsa como Walmart, operarían bajo el esquema comunitario, pese a que son grandes cadenas.

“Cuando un propietario tiene dos o tres sucursales las califican como cadena, y es un error porque distorsiona realmente el perfil del establecimiento; en el futuro habrá farmacias de Oxxo y Walmart que se van a meter a la comunidad y aunque sean de una cadena o tiendas de autoservicio, van a estar en la comunidad y esto porque quieren acercar el medicamento a la población”.

Sobre la certificación a la que serán sometidas las expendedoras de fármacos en el país por parte de la Cofepris, para uniformar el desempeño y lograr un adecuado nivel de responsabilidad en el manejo y dispensación de medicamentos genéricos intercambiables y el cumplimiento de la legislación sanitaria vigente, dijo que prevén que el 80 por ciento de los establecimientos pasen por este proceso al finalizar el sexenio actual.