Monterrey

Alcanza precariedad laboral a industria petroquímica

De acuerdo con el investigador Roberto Ochoa dica incertidumbre implica la pérdida de los beneficios ante el avance del outsourcing en esta industria.
Teresa Macías
Corresponsal
05 junio 2017 20:59 Última actualización 05 junio 2017 20:59
[Pactan incrementar competitividad de la industria petroquímica nacional en el mercado global / Cuartoscuro] 

[Cuartoscuro]

TAMPICO, Tamps.- La precariedad laboral entendida como la incertidumbre de perder el empleo en cualquier momento ha alcanzado a la industria petroquímica en Altamira, debido a la reestructuración industrial y a la crisis económica, explicó el investigador Roberto Ochoa en su libro “Reconfiguración de los mercados internos de trabajo y la precariedad laboral en Altamira”.

Esta incertidumbre implica la pérdida de los beneficios ante el avance del outsourcing en esta industria, destacó el investigador.

A partir de 1994, para evitar el pago de utilidades, las empresas petroquímicas usaron el esquema de outsurcing como forma de trabajo, contratando una empresa filial del corporativo y al mismo tiempo buscar el personal que se requiere para la producción y comercialización de las plantas.

Así, la industria química en Altamira pasó de tener un outsourcing de 42 por ciento en 2004, a 60 por ciento en 2014 y de 79 por ciento en cuanto al nivel proporcional de personal con respecto al país, señaló.

Destacó que los sindicatos dentro de su reestructuración pasaron de ser agrupaciones fuertes y con gran representatividad a perder fuerza en sus negociaciones, aceptando eliminar cláusulas de conquistas laborales, aunque en defensa de sus agremiados consiguieron pequeños incrementos salariales en los tabuladores de las categorías revisadas anualmente en las negociaciones contractuales.

“En la zona industrial de Altamira, los sindicatos estaban al tanto de los serios problemas económicos de las empresas, por lo que dieron su anuencia para los despidos voluntarios y no voluntarios con el fin de mantener los empleos del resto de los trabajadores de planta”, comentó.

Sin embargo, dijo, que esta aceptación combinada con una menor protección del gobierno al trabajador, recrudeció la precariedad laboral al perderse la autonomía de la trayectoria laboral.

De esta forma, en los últimos años la industria química en Altamira ha disminuido el personal ocupado, según el análisis de Ochoa, al pasar de dos mil 629 trabajadores en 1999 a tres mil 800 en 2004, y de cuatro mil 532 en 2009 a tres mil 305 en 2014, esto es, un descenso del 27 por ciento en cinco años.