Monterrey

Aires de cambio

OPINIÓN.
ENTRADA LIBRE
Sergio López Ramos
slramos2020@ gmail.com Twitter: @serlopram
28 marzo 2017 9:32 Última actualización 28 marzo 2017 9:32
Sergio López Ramos, politólogo por el Tecnológico de Monterrey.

Sergio López Ramos, politólogo por el Tecnológico de Monterrey.

El municipio de San Pedro Garza García ha sido gobernado desde 1988 por el Partido Acción Nacional. Así, el próximo año, el PAN cumplirá tres décadas de administraciones ininterrumpidas gobernando uno de los municipios con mayor desarrollo económico y humano de todo México.

Desde 1988, la ciudad de San Pedro Garza García ha sufrido una importante transformación. Desde la construcción de la Calzada de los Duendes hasta el Puente de la Unidad, los gobiernos emanados de Acción Nacional tuvieron la visión de dotar a la ciudad de símbolos urbanos que reflejaran la posición de liderazgo económico del municipio no sólo en México sino en toda América Latina. Por supuesto, la ampliación de la obra pública no ha estado exenta de irregularidades como la construcción de la famosa “ola blanca’ durante la administración de Alejandro Páez.

En los últimos años, la zona de Valle Oriente se ha transformado con su crecimiento vertical, modificando por completo la capacidad de servicios urbanos que puede ofrecer la zona. Lo mismo ha ocurrido en diferentes zonas del municipio modelo, lo que ha generado malestar entre los vecinos porque las autoridades locales parecieran estar más preocupadas en atender y procesar las demandas de los desarrolladores urbanos y no la de los vecinos de la zona. Allí está el caso de los permisos otorgados por la administración de Fernando Margáin, quien autorizó el cambio de uso de suelo para la construcción y edificación de un Wal-Mart.

Pero Garza García parece no solamente haber perdido el rumbo en el desarrollo urbano. La delincuencia organizada ha logrado infiltrarse en el municipio que presumía contar con un blindaje especial. No solamente han sido asesinados elementos de seguridad en el municipio, sino que además, varios integrantes del crimen organizado han sido detenidos en esta zona donde tenían su residencia.

Quizás resulta paradójico que bajo el liderazgo de Mauricio Fernández, quien ha ocupado tres veces la Presidencia Municipal de Garza García, San Pedro haya dejado a un lado de participación ciudadana como elemento primordial de su proceso de toma de decisiones, privilegiando procesos con rasgos autoritarios.

La sostenibilidad ambiental, económica y social de San Pedro Garza García parece haber sido relegada a un tercer plano por las administraciones de Acción Nacional. Si leemos con cuidado los resultados de las últimas elecciones locales, queda demostrado que los ciudadanos se encuentran abiertos a conocer nuevas ofertas políticas que lleven a la construcción de una mejor comunidad, transformando las relaciones de poder verticales en verdaderas líneas horizontales.

Quizá, uno de los mejores ejemplos actuales de una nueva visión de hacer política, empoderando al ciudadano y apostando por la innovación y la sostenibilidad que merece la ciudad es Enrique Alfaro, el Alcalde de Guadalajara, quien desde el 2015 ha trabajado en la creación y mantenimiento de mayores áreas verdes, la promoción de modelos de convivencia para crear mayor confianza entre los ciudadanos y por supuesto, un mayor involucramiento de los ciudadanos en la toma de decisiones.

El desgaste provocado por las administraciones del Partido Acción Nacional podría culminar en el 2018 con la elección de un candidato distinto al PAN como Presidente Municipal de San Pedro Garza García.

San Pedro Garza García también está listo para que nuevos liderazgos ciudadanos administren su ciudad.

El autor es politólogo por el Tecnológico de Monterrey y candidato de la Maestría en Ciencia Política y Política Pública de la Universidad de Guelph.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.