Monterrey

Aeronaves: muy mal negocio para las familias empresarias

OPINIÓN. Si Usted tiene un patrimonio que cuidar, no sólo se preocupe por blindarlo, también preocúpese por darle continuidad.
EMPRESAS
FAMILIARES

ROSA NELLY
TREVINYO-
RODRÍGUEZ
06 abril 2016 9:1 Última actualización 06 abril 2016 9:12
Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez

Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez

Para los Rockefeller, los Kennedy, los Onasis, los Saba y muchas otras familias empresarias, viajar en la misma aeronave, especialmente si es avioneta o helicóptero, ha resultado un MUY mal negocio.

Y es que, los accidentes están a la orden del día… Hace dos semanas, el 19 de marzo, murió también junto con su familia, uno de los empresarios más destacados y acaudalados de Brasil: Roger Agnelli.

Agnelli, de 56 años, falleció junto con su esposa Andrea, sus hijos Joao y Ana Carolina, su nuera y su yerno, al estrellarse su avioneta privada contra una casa en Sao Paulo. La familia iba a una boda.

Tras haberse formado en el sector bancario durante dos décadas, en 2001, el Iron Man brasileño, tomó el control de minera Vale, a tan sólo cuatro años de que ésta fuera privatizada. La compañía tenía un valor de mercado de 10 mil millones de dólares.

En 10 años, Agnelli transformó una atrasada mina controlada por el Estado, en una de las principales compañías mineras de Brasil, embarcándose en una serie de adquisiciones globales. La compañía productora de hierro, se diversificó, visualizando en su estrategia nuevos materiales y mercados—entró en 30 diferentes países.

Esto, aunado al boom mundial de materias primas, hizo que para 2011 minera Vale se convirtiera en la segunda mayor minera del mundo y en la mayor productora de hierro y níquel del planeta—su valor de mercado era ahora de 180 mil millones de dólares.

Fueron precisamente estos resultados los que hicieron que este Director General fuera reconocido como el 4º mejor CEO del mundo por la revista Harvard Business Review, siendo superado únicamente por Steve Jobs de Apple, Jeff Bezos de Amazon y Yun Jong-Yong de Samsung.

Después de retirarse de minera Vale, el empresario siguió activo en Consejos de Administración y fundó AGN Participações, una compañía de capital riesgo cuyo objetivo es invertir en nuevos negocios en las áreas de minería, logística y bioenergía. En 2012 creó también, junto con el Banco BTG Pactual, B&A Mineração, una empresa minera dedicada a desarrollar proyectos en Latinoamérica y África.
Agnelli, dueño del 50 por ciento del negocio, ejerció el puesto de Presidente del Consejo de Administración de B&A Mineração, hasta su muerte.

¿Qué pasará ahora? ¿Quién manejará su fortuna y negocios? ¿Cómo se le ocurrió viajar con toda su familia (nuclear) en la misma avioneta?
En una entrevista que le hicieron en 2014, Agnelli dijo “Quiero dejar un legado… Un legado es transformar la vida de una sociedad, de una comunidad, generar empleo y oportunidades de trabajo”.
Lamentablemente, no habrá nadie de su familia (nuclear) que pueda continuarlo… Esperemos que sus socios en AGN Participações y B&A Mineração lo hagan.

MORALEJA: Si Usted tiene un patrimonio que cuidar, no sólo se preocupe por blindarlo, también preocúpese por darle continuidad.
Puede comenzar por crear alguna política familiar-empresarial en la que se establezca que cuando Usted y su familia viajen juntos, no tomarán ni el mismo coche, ni la misma aeronave.

Al final de cuentas, se trata de incrementar las probabilidades de que su legado perdure a través del tiempo y las generaciones.

* La autora es Socia de Trevinyo-Rodríguez & Asociados, Fundadora del Centro de Empresas Familiares del TEC de Monterrey y Miembro del Consejo de Empresas Familiares en el sector Minero, Petrolero y de Retail.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.