Monterrey

¿Adiós a la conveniencia?
Crece la banca en Oxxo y 7 Eleven

Los múltiples servicios adicionales que ofrecen la mayoría de los bancos en este tipo de tiendas provocan su saturación, afectando su objetivo principal.
SONIA CORONADO
scoronado@elfinanciero.com.mx
ÉDGAR RIVERA
erivera@elfinanciero.com.mx
24 octubre 2016 8:58 Última actualización 24 octubre 2016 10:13
Tiendas de conveniencia

Oxxo es la empresa que encabeza la lista en la red de módulos de corresponsales bancarios, al cubrir el 75 por ciento de los tarjetahabientes de México en su red de poco más de 14 mil tiendas.

La tienda de conveniencia, un modelo de negocio que apareció en
México hace casi cuatro décadas, parece ser que se encuentra en extinción.

Según la consultora internacional de Markenting DigitalHeadways Media, las tiendas de conveniencia son aquellos comercios que por su ubicación u horario de atención presentan una ventaja respecto al resto de los comercios en el rubro. Se caracterizan por estar abiertos las 24 horas y la mayoría de sus ingresos proviene de clientes que acuden por este atributo.

Sin embargo, en los últimos años la gran cantidad de servicios adicionales que ofrecen las dos principales cadenas de tiendas de este
tipo en el país, como Oxxo y 7-Eleven, está ocasionando que el
concepto de conveniencia se vaya perdiendo.

“Con nuestro formato de tienda de conveniencia y cercanía, buscamos
que nuestros clientes encuentren una forma agradable, antojable y rápida de realizar sus compras. Siempre buscamos que nuestros clientes se deleiten y hagan de su experiencia de compra un momento replicable”, dice Oxxo en su página web.

Por su parte, 7-Eleven® México, se refiere en su sitio web como “una cadena de tiendas de conveniencia pionera de este concepto en el país, que cuenta actualmente con más de mil 700 tiendas en varios estados de la República, tales como Baja California, CoahuilaDistrito Federal, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Sonora,
Tamaulipas, Yucatán y Quintana Roo”.

Sin embargo, cuando usted llega a alguna de estas dos cadenas, la realidad es que se encuentran largas filas de personas, algunas
haciendo recargas de saldo de telefonía celular, de hasta tres teléfonos,
otros pagando un servicio como luz, teléfono, cable, gas o agua y ahora dando servicios bancarios, enviando o recibiendo dinero o haciendo disposiciones de efectivo por hasta mil pesos, con comisiones de 12 pesos.

Para Tais Antezana, Consultora Financiera de Headways Media, la
saturación de las tiendas de conveniencia se debe a la poca cultura de la población mexicana por realizar sus pagos y transacciones mediante
el internet, a diferencia de lo que sí sucede en Brasil.

“Una opción es que destinaran una caja específica para eso (el pago de servicios) porque si alguien va sólo por un refresco y se tienen que esperar a que los otros terminen. Ese no era el core business original.

En México todavía tienen mucho la cultura de ir con su papelito a pagar cuentas, pero en Brasil se hace casi todo por internet”, explica.

La especialista destacó que al consumidor le falta tener confianza en el sistema, ya que de los fraudes en transacciones que se llegan a registrar un porcentaje incipiente se hace por internet.

“Si vemos los fraudes en internet, el porcentaje es muy poquito, se enfocan mucho en esto como si fuera un gran problema, la gente tiene la idea de que le robarán contraseñas, pero en algún momento México tiene que entrar a la era digital porque en un futuro hasta las tiendas de conveniencia van a estar llenas, porque la gente va a lo que tiene más cerca y eso causa más filas”.

En los últimos meses, la banca comercial del país comenzó a migrar
algunos de sus servicios básicos como el pago de tarjeta de crédito, depósitos y retiro de efectivo a las distintas tiendas de conveniencia
del país, como Oxxo y 7-Eleven, además de algunas tiendas de auto servicio.

LA BANCARIZACIÓN
Jesús Garza, director general y fundador de GF Gamma y catedrático en el ITESM campus Monterrey, explica que esta tendencia obedece al objetivo de acercar a una mayor población a la bancarización, meta que las entidades financieras no podrían hacer debido a los altos costos que una sucursal bancaria representa.

“Buscan aumentar la bancarización, por ejemplo en zonas rurales 
donde no hay sistema bancario pero sí hay tiendas de autoservicio,
como Oxxo o 7-Eleven, que sí tienen acceso a ese tipo de poblaciones.

Es un ganar-ganar por el lado del sector bancario porque se ahorra la infraestructura, porque el costo fijo por habitante es bastante alto. En ese sentido, el establecer un mecanismo de transacción con un Oxxo para el banco implica menores costos de transacción y tiene mayor acceso a las personas de estas localidades”, dijo.

El Reporte Nacional de Inclusión Financiera que anualmente realiza
el Consejo Nacional de Inclusión Financiera coloca a Oxxo como 7
Eleven, ambas empresas con sede en Monterrey, junto con Wal-Mart
como quienes poseen la red de módulos de corresponsales bancarios
más grande del país.

Oxxo es la empresa que encabeza la lista al cubrir el 75 por ciento de los tarjetahabientes de México en su red de poco más de 14 mil tiendas.

Se estima que actualmente sólo el 30 por ciento de las personas mayores de 15 años tienen una cuenta bancaria en México, por lo que
la oportunidad para esta figura bancaria es muy grande en el país.

Luego del lanzamiento de su servicio de cobro de remesas por Western
Union
en sus tiendas Oxxo, Asensio Carrión, director de Servicios
Financieros de Oxxo
, dijo que las operaciones de servicios financieros
han crecido en sus unidades entre 25 por ciento a 30 por ciento en los últimos años, al representar actualmente ocho por ciento de las
transacciones.