A 10 años del inicio de la crisis
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A 10 años del inicio de la crisis

COMPARTIR

···

A 10 años del inicio de la crisis

A la pregunta sobre de dónde puede venir una nueva crisis, la respuesta es del sobre-endeudamiento y del incremento rápido en las tasas de interés.

Opinión MTY Macro-económico Gabriela Siller Pagaza
13/09/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Gabriela Siller Pagaza.Fuente: Cortesía

El 15 de septiembre se cumplen 10 años de la quiebra de Lehman Brothers, que también fue considerado el inicio de la crisis financiera de Estados Unidos, que fue provocada por el alto endeudamiento, tasas de interés que subieron súbitamente, créditos otorgados de manera irresponsable y una mala regulación financiera.

A 10 años de la quiebra de Lehman, sabemos que la crisis costó en Estados Unidos más de ocho millones de empleos y que se expandió a 24 países. La crisis financiera de EU provocó que los gobiernos a nivel global tuvieran que implementar políticas económicas para expandir la actividad económica, provocando en algunos casos el sobreendeudamiento público y llevando a Europa a su primera crisis como zona monetaria común. Como consecuencia de la crisis, la Unión Europea tuvo que apoyar a los países endeudados de la zona del euro, causando el descontento de algunos y contribuyendo con la crisis política que derivó en el voto a favor del famoso Brexit.

Durante la crisis se llevó a cabo la primera intervención monetaria concertada de cinco bancos centrales del mundo para bajar la tasa de interés y algunos bancos centrales todavía tienen tasas de interés negativas, lo cual es una distorsión económica. Los movimientos en las tasas de interés y la diferencia con la normalización de la política monetaria a lo largo del globo, ha causado movimientos de capitales significativos, haciendo más vulnerable la situación en la balanza de pagos para las economías que tuvieron que subir la tasa de interés más rápido que la Fed.

A 10 años de la crisis, el PIB per cápita del mundo ya se recuperó, los empleos perdidos (en número) ya se instauraron. Sin embargo, la hoja de balance de la Fed sigue estando 244 por ciento por encima de los niveles pre crisis, mientras que la tasa de interés en Estados Unidos ha subido 175 puntos base, desde el nivel mínimo histórico alcanzado en diciembre 2008 de 0 a 0.25 por ciento. Por su parte la deuda pública de Estados Unidos como proporción del PIB se ubica en 105 por ciento, mientras que la deuda corporativa (por emisión de bonos) a nivel global en lugar de haber disminuido prácticamente se ha triplicado.

También como consecuencia de la crisis, el crecimiento económico de China comenzó a desacelerarse y hace dos años se habló que podría caer en una crisis bancaria por el incremento desmedido de los créditos sombra.

Los estragos de la crisis provocaron ideas proteccionistas a lo largo del globo, que en Estados Unidos se materializaron con la salida del TPP, la agresiva renegociación del TLCAN y la amenaza de sacar a EU de la OMC, que en última instancia puede ser la más grave consecuencia a largo plazo de la crisis. En resumen, a 10 años de la crisis, el mundo está más endeudado, existe una mayor vulnerabilidad en las balanzas de pagos de algunos países, los tipos de cambio se han vuelto más volátiles y existen distorsiones en la economía.

Finalmente, a la pregunta sobre de dónde puede venir una nueva crisis, la respuesta es del sobreendeudamiento y del incremento rápido en las tasas de interés, que puede ser provocado por la guerra comercial con China, ya que este país es el mayor tenedor extranjero de bonos del Tesoro. Si China decidiera hacer una venta masiva de los bonos del Tesoro, el precio de éstos caería y con esto la tasa de interés subiría súbitamente en el mercado secundario. Con lo anterior, la Fed tendría que acelerar su ritmo de incremento en la tasa y con el nivel de endeudamiento de EU podría provocarse una nueva crisis, con proporciones similares a la del 2008. Además, el rápido incremento en las tasas de la Fed, provocaría fugas de capitales en algunos países y desajustes en balanzas de pagos que podría llevar a crisis a algunas economías, sobre todo a las altamente endeudadas.

Todo parece indicar que la probabilidad de que esto suceda es baja, porque los chinos han sido muy cautelosos con sus respuestas. Sin embargo, la posibilidad existe.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Opine usted: gsiller@bancobase.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.