Monterrey

2017: Estupendo año para
aumentar la Conciencia Fiscal

Opinión. Se comienza a cerrar el círculo de la “Conciencia Fiscal” del lado del contribuyente: cumplo y solicito resultados. 
OPINIÓN ACADÉMICA
TECNOLÓGICO DE MONTERREY

ANTONIO RODRÍGUEZ
​arg@hobetus.com
24 enero 2017 10:47 Última actualización 24 enero 2017 10:52
Antonio Rodríguez

Antonio Rodríguez

Es indudable que la humanidad ha venido desarrollando durante los últimos años un deseo de despertar conciencia. ¿A qué se refiere esto? A ese interés real que está teniendo el ser humano en conocer su: naturaleza, potencial creativo, nivel de impacto en el medio ambiente y el grado de consecuencias que tienen sus decisiones.

Esta corriente ha llegado a los negocios. Cada vez, más empresarios
reconocen que su entidad, entre tantas obligaciones, también es responsable de formar personas. Pero entre esas obligaciones se encuentra cumplir con las disposiciones fiscales, principalmente pagar impuestos para contribuir con el gasto público, tal y como lo obliga la
Constitución de México.

Desde la reforma fiscal de 2014, todos los contribuyentes (personas físicas y morales) han realizado esfuerzos importantes para cumplir con los requerimientos exigidos por las autoridades para poder tributar. Por mencionar algunos: facturas electrónicas, contabilidad electrónica, uso de buzón tributario, preparación para auditorías electrónicas, etc. Con la adecuación a los procesos que esto conlleva: capacitación, control
interno, inversión y adaptación en sistemas, entre otros.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) logró recaudar en 2015 un 17% más de lo que tenía estimado para ese año. Lo más seguro es que cuando se presenten los datos del ejercicio 2016 la cifra sea también favorable para el SAT.

¿Pero a que se debió esto? Considero que la implementación de herramientas de fiscalización basadas en la tecnología fue la causa,
pues la autoridad recibe información de los contribuyentes por medio de una gran red que se ha venido implementando. Por lo tanto el
contribuyente se vuelve más transparente.

Todo esto ha conllevado a que el ciudadano comprenda este nuevo entorno de negocios basado en una tributación electrónica y a que cumpla con sus obligaciones de contribuir al gasto público con mayor apego a la ley.

Tengo más de 18 años de experiencia asesorando empresas, con un contacto muy cercano al empresario de lo que llamamos mundo PYME y algo “diferente” ha venido gestándose en su conciencia (Como paréntesis a mi comentario remarco: según datos de INEGI este segmento contribuye con: 52% del PIB, 78% de los empleos y más del 90% de las empresas en México).

Curiosamente desde el año 2013 cuando se presentó la reforma fiscal y se comenzaba a vislumbrar el gran impacto, estos empresarios se fueron haciendo más conscientes de su posición: contribuyentes que estarían más observados, empresas que van a ser más exigidas en sus procesos, repercusiones en el aspecto financiero por todo lo que iba a conllevar, pero también con grandes nuevas oportunidades. Y estas las tenían que ver, de lo contrario no serían empresarios.

Algunos de ellos me decían, cuando les explicaba el nuevo entorno fiscal: “Queda claro que esto nos exigirá a tener nuevos hábitos y también nos llevará a un nivel de mayor eficiencia. Además si la recaudación se va a incrementar nos irá poniendo en una posición para exigir que se haga buen uso de esos recursos”.

En lo personal esta segunda parte la veía muy lejana. ¿Cuántos casos de malos manejos de recursos públicos salieron a la luz en los últimos años? Los contribuyentes han empezado a exigir de manera pacífica y en uso de sus derechos, que así como ellos han venido cumpliendo, los
“administradores” de esa recaudación también lo hagan. Que se eviten privilegios y posiciones falsas, que la administración se vuelva esbelta y eficiente.

Se comienza a cerrar el círculo de la “Conciencia Fiscal” del lado del contribuyente: cumplo y solicito resultados. Ahora falta observar el círculo de la Conciencia Fiscal del lado del servidor público, el cuál será: administro como autoridad y demuestro resultados, pero también cumplo como contribuyente.

El entorno económico de este año 2017 nos obliga a que como
mexicanos nos encontremos unidos, cada uno buscando ser más eficiente y productivo, en nuestra empresa, puesto de trabajo y familia, cumpliendo con nuestras obligaciones y ejerciendo nuestros derechos. Somos un gran país, abundante en recursos, lo que vemos ahora es consecuencia de lo que hicimos o no hicimos ayer. Podemos cambiar
la historia, es momento que tomemos CONCIENCIA de esto.

* El autor es Socio Director de Hobetus SC y Profesor de Cátedra de Impuestos Personales del Campus Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.