Monterrey

2015 eólico y
2016 fotovoltaico

OPINION. Nuevo León en el sur y Tamaulipas en el norte y centro, son entidades que también estuvieron marcadas en 2015 por el desarrollo eólico.
David Dorantes
22 diciembre 2015 17:28 Última actualización 22 diciembre 2015 18:6
David Dorantes

David Dorantes

Haciendo un rápido balance de lo acontecido en 2015 para el sector energético, ciertamente la caída estrepitosa de los precios del petróleo bien pudiera ser categorizado como lo que ha marcado este año, sin embargo, quizás deberíamos empezar a ver estos doce meses como la transición energética hacia nuevas alternativas para la producción y consumo mundial ¿Será el año que inició un nuevo orden energético mundial, en el que se quedará atrás la petroeconomía para dar paso a las energías amigables? Muy probablemente.

En México se vivió un año de fuerte impulso a las energías amigables, desde la introducción de sendos kilómetros de gasoductos que se conectan a una gran red norteamericana, en la que los mexicanos recibimos de Estados Unidos, y los estadounidenses de Canadá, y los canadienses de Alaska; de pronto este fue el año que nos interconectamos los norteamericanos a través del gas natural. Es la creación de más proyectos eólicos en toda la historia del país lo que sin duda fue lo que marcó este 2015, de ahí la construcción en Baja California del parque eólico ‘Energía Sierra Juárez’, primer proyecto eólico binacional entre México y Estados Unidos, que exportará su producción a California, interconectándose con el sistema de Transmisión Suroeste estadounidense mediante una nueva línea entre ambos países, por un contrato de compra-venta de energía de 20 años con la empresa San Diego Gas & Electric.

Nuevo León en el sur y Tamaulipas en el norte y centro, son entidades que también estuvieron marcadas en 2015 por el desarrollo eólico. Acotando que los inversionistas neoloneses tienen fuertes apuestas en la generación de ciclos combinados con otras alternativas, pero son fuera de su entidad natal, entre las que destaca el desarrollo que está en proceso de construcción en el norte de Coahuila y sur tamaulipeco. De ello, mi estimado lector le he dado cuenta todo este año en este mismo espacio de El Financiero Monterrey.

¿Qué es lo que viene para 2016?. Lo que en febrero de 2015 anunciara el gobierno de Rodrigo Medina el desarrollo que los posicionaría como líderes nacionales en energía solar, gracias a la inversión de la empresa francesa Neoen con más de 60 millones de dólares para crear el primer parque fotovoltaico en Nuevo León, asentado en 92 hectáreas en un ejido de Galeana, para la producción de 30 megawatts de energía mediante 100 mil paneles solares, ya quedó en el pasado siendo ampliamente rebasado por Chihuahua que contará con dos de los parques fotovoltaicos más grandes de México: Aleph Solar Fields y Los Santos Solar I y II, que sumarían una generación eléctrica de 485 Megawatts, por lo que se prevé una inversión de 500 millones de pesos tan sólo para la primera etapa.

Sin olvidarnos que los analistas del sector solar están apuntando al uno por ciento del territorio de Sonora, que tiene el potencial para abastecer de energía eléctrica a todo el país, en Tamaulipas y Nuevo León los empresarios continúan desarrollando su fuerte apuesta fotovoltaica. ¿Usted qué opina?
www.daviddorantes.mx

*El autor es consultor en comunicación política en la frontera norte de Tamaulipas.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.