Mis Finanzas

Tres formas de sabotear tu libertad financiera

Asumir deudas a largo plazo a una edad muy temprana puede impedir que sigas otros planes por tener "un grillete en los pies", según expertos
Darinka Rodríguez
08 agosto 2014 14:57 Última actualización 08 agosto 2014 15:48
jefe

(Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- No hay peor obstáculo que el que se autoimpone, sobre todo en materia de finanzas personales. De acuerdo con los especialistas, asumir deudas de largo plazo a una edad muy temprana puede comprometer tu libertad financiera e impedir que sigas otros planes por tener un “grillete en los pies”.

En torno a ello, pueden existir decisiones que pueden parecer sabias, pero que a la larga pueden estar reduciendo el nivel de libertad financiera, impidiendo lograr las metas, según Isela Muñoz, asesora hipotecaria quien indicó cuáles son las tres formas como una persona se puede estar “poniendo el pie” en sus finanzas personales.

1. Comprar una casa antes de tiempo

De acuerdo con la Encuesta de Cultura Financiera de los Jóvenes en México elaborada por Banamex y la UNAM, 47 por ciento de los jóvenes menores de 29 años planean comprar una casa dentro de los próximos ocho años, sin embargo, adquirir un compromiso prematuro puede, literalmente, cortar las alas de los jóvenes en otros planes.


“Muchas personas en cuanto le aprueban el crédito Infonavit, compran una casa aunque no la necesiten, sobre todo las generaciones más jóvenes quienes se están casando y teniendo hijos más tarde”, indicó.

En torno a ello, la especialista asegura que el ahorro para una casa debe iniciar desde los 25 años, pero no necesariamente la adquisición de un crédito hipotecario. “Comprar una casa puede reducir la flexibilidad laboral y por lo tanto, también los ingresos futuros”, indicó.

Si eres joven y estás planeando adquirir una casa, piénsalo dos veces. Lo correcto es que ahorres suficiente y tengas un fondo de inversión antes de adquirir un compromiso que te impida aceptar un trabajo mejor remunerado en otra parte de México o incluso, el mundo.

2. Lo peligroso de los “pagos chiquitos”

Comprar un auto a 48 o 60 meses puede ser sumamente dañino para las finanzas personales. “Cuando contratas un crédito de auto a más de tres años, a partir del segundo año la deuda adquirida es mayor al valor del auto, por lo que si llegas a tener un accidente con pérdida total el seguro no alcanza a cubrir la deuda y se tiene que pagar una cantidad adicional”, precisó Muñoz.

Los plazos largos para la adquisición de cualquier bien son la primera manera en que podemos sabotear nuestras finanzas. En torno a ello, la especialista señala que los créditos automotrices no deben ser mayores a 36 meses y los créditos hipotecarios no deben ser mayores a 15 años para evitar compromisos financieros extenuantes.

3. Cuidado con los seguros en Udis o en dólares

La contratación de seguros en Unidades de Inversión (Udis) llamados de cobertura pueden tener tasas variables y aunque suponen una forma segura de ahorro, también pueden variar en cuanto a los pagos. “Es muy difícil presupuestar el tema si hay inflación alta o si hay una fluctuación en el tipo de cambio”, aseguró.

De acuerdo con la especialista, los seguros educativos y algunos de salud pueden considerar el ahorro en dólares, pero suelen tener primas altas que pueden comprometer los pagos a futuro, sobre todo si el plazo adquirido es largo.