Mis Finanzas

Sólo 35% de los mexicanos ahorra o invierte

10 febrero 2014 5:20 Última actualización 21 julio 2013 19:5

 [Arturo Monroy] 


Notimex

Si bien en los últimos años ha crecido el interés de los mexicanos por sus finanzas personales, el tema sigue siendo tabú, e incluso a muchos les asusta hablar de números, a pesar de que manejan dinero todos los días y deberían tener habilidades para hacerlo de la mejor manera.

Y es que, expresiones como: "no hay que hablar de dinero frente a los niños", o "no se habla de dinero en la mesa", han complicado que las finanzas personales sean un tema que se pueda abordar en la vida diaria, afirma Sofía Macias, autora del "Pequeño Cerdo Capitalista".

En su opinión, el tema de las finanzas personales es simple y sencillamente el "cómo utilizamos nuestro dinero para aprovecharlo de la mejor manera posible".

La también periodista explica que existen muchas áreas dentro de las finanzas personales, desde el ahorro y el presupuesto, los distintos tipos de crédito, la parte de la protección -es decir, los seguros- hasta cómo nos preparamos para el retiro laboral.

Para Sofia Macias Liceaga, es responsabilidad tanto de las autoridades como de las mismas instituciones que ofrecen productos y servicios, brindar educación financiera.

Porque en la medida en que "podamos comprender mejor los productos y los servicios que tenemos enfrente, que tengamos más herramientas para comparar, entonces vamos a poder tener mayor poder y hacer competir más a los intermediarios de servicios financieros".

En ese sentido, recomienda comparar: "al igual que cuando se acude al super o hacemos nuestra despensa, así deberíamos de hacer con nuestros productos financieros" como son las cuentas de ahorro o las tarjeta de crédito, por ejemplo, "hay que ver cómo están las tasas, cuánto me están cobrando".

El ahorro es otro tema que comprende las finanzas personales y en el cual la gente dice que no tiene el suficiente dinero para llevarlo a cabo. "Nosotros normalmente queremos ahorrar al final, queremos que el dinero que nos sobre sea para eso, gastamos primero y después queremos ahorrar".

El pequeño detalle, agrega, es que el dinero nunca sobra, así ganes mucho o poco, "si dejas el ahorro para el final, siempre vas a encontrar un pequeño gasto, un gustito o incluso una emergencia que ya no te permita hacerlo", por lo que lo importante es reservar una parte del dinero cuando se recibe el salario.

Por eso, una sección del libro Pequeño Cerdo Capitalista se titula: "Quítamelo que me lo gasto", porque si ahorras al principio, va a ser más fácil que te administres con lo que después te queda.

Entonces, abunda la periodista, tenemos que hacer el hábito primero y no preocuparnos por cuándo vamos a empezar a ahorrar, porque lo importante al principio no es la cantidad, sino la constancia.

Si empezamos por cantidades pequeñas como cinco pesos diarios -que se gastan en dulces o cigarros, los llamados "gastos hormiga"- al mes tendríamos 150 pesos y al año mil 800.

Lo importante también es que el ahorro se haga a través de un instrumento formal, porque de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, en México solamente el 35 por ciento de las personas tiene algún tipo de ahorro o inversión formal, lo demás lo tienen bajo el colchón.

Por ejemplo, las tandas pueden ser un mecanismo de disciplina, pero son inseguras, es decir, alguien puede fallar con el número, además de que nuestro dinero no está generando nada más, "y si ya tenemos el hábito de ahorrar una cantidad periódicamente, lo mejor es hacerlo en otros instrumentos que nos den un interés y entonces ahí vayamos ganando".

Un ejemplo podrían ser tanto las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) o Cetes Directo, que en ambos casos podemos invertir desde cien pesos y que ahí si se genera un rendimiento de nuestro dinero.

Para Sofía Macias -quien ya prepara la segunda parte del Pequeño Cerdo Capitalista- los mexicanos debemos quitarnos el prejuicio de que el dinero es un tema que solo pueden manejar bien los ricos, los contadores, los economistas o la gente avariciosa.

"Y lo único que les aconsejaría es que efectivamente hagan de las finanzas una parte de su vida y no solo un satélite que está a nuestro alrededor, que los pequeños cambios como el de ahorrar al principio y no a final, o conocer el costo de nuestros créditos, pueden hacer una diferencia enorme en nuestra cartera".