Mis Finanzas

Si eres joven y quieres ahorrar, te decimos cómo

Fija una meta de ahorro tomando en cuenta el puesto al que aspiras, la escuela de la que provienes, el número de egresados de tu profesión, la carrera que cursaste y el rango de salario pagado.
Brenda Acosta
05 agosto 2015 23:36 Última actualización 06 agosto 2015 5:5
Ahorro

Si quieres saber cómo ahorrar mejor, investiga las herramientas que tienes a tu alcance. (Sabina Iglesias)

Cuando concluyen los años de universidad todo parece increíble, hasta que caes en cuenta que tu futuro es incierto. Habrá que trabajar y cuanto más rápido lo hagas y recibas un pago por ello será mejor para ti, podrás comenzar a ahorrar para adquirir un bien en particular o para conseguir algún objetivo en el largo plazo.

Si te preguntas cómo ahorrar, qué porcentaje de tus ingresos destinar a esta acción y dónde hacerlo, especialistas sugirieron destinar el 30 por ciento de tu ingreso este fin, invertirlo para convertir tus recursos en ganancias a largo plazo e incluso destinarlo para tu retiro.

En caso que desees invertir, puedes hacerlo en una casa de bolsa o con una institución bancaria que pueda ayudarte a comprar acciones.
Para esto último no se necesita un gran capital ni ser empresario, puedes empezar con mil o 10 mil pesos, donde tu portafolio te de mayores rendimientos, considerando que a más cantidad y nivel de riesgo, mayores ganancias.


Para la movilización de tus acciones puede ayudarte un especialista, quien te ofrecerá alternativas de inversión y armará tu portafolio, aunque debes considerar que te cobrarán comisiones por la asistencia. Si decides incursionar, sin ayuda en el mercado bursátil, deberás tener conocimientos previos.

“Una buena inversión debe cumplir con algunos elementos básicos como el hecho que implica un desembolso de recursos que deberán generar los beneficios suficientes para poder recuperar lo erogado en un inicio y después generar una ganancia o una rentabilidad”, indicó Ángel Méndez, profesor de la Universidad La Salle.

Por su parte, Gerardo Aparicio, director de la Escuela de Administración y Finanzas de la Universidad Panamericana, señaló que si decides comenzar a ahorrar y abrir una cuenta debes investigar que la institución sea reconocida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y acceder a un buró de entidades financieras para conocer la posición que ocupa el banco y los servicios que ofrece. Este servicio está respaldado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Aproximadamente, se sugiere destinar 30 por ciento de los ingresos que obtengas al ahorro, sin que sean las sobras de nuestros gastos, sino un factor prioritario.

El éxito depende también de la disciplina de la persona al destinar esta cantidad cada cierto tiempo y de manera puntual, mencionó Gerardo Aparicio.

¿PARA QUÉ AHORRAR?
Cuando tengas recursos ahorrados podrías preguntarte si los usarás en un bien, como un auto o rentar una vivienda, pero no olvides evaluar si este gasto funcionará en el largo plazo, ya que podría generan gastos extra como el pago de servicios, un seguro o en combustible en el caso de un vehículo. Por lo que quizá sea mejor que esperes un poco para que tus ingresos no se achiquen tanto.

Sergio Jordán, catedrático de la Universidad La Salle, expuso que sólo 3 por ciento de la población que ahorra lo hace pensando en su vejez, porque la mayoría lo hace para afrontar una emergencia. Sin embargo, es necesario que los jóvenes comiencen a pensar en un fondo de retiro como la Afore, que se mantendrá de las aportaciones voluntarias efectuadas, pues el sistema de retiro será diferente al actual, donde el ISSSTE o el IMSS participan, agregó.

“Es importante que estudien y entiendan los rendimientos netos y el cobro de comisiones y planear una aportación individual para que no disminuya su calidad de vida cuando lleguen a la tercera edad”, comentó.

TIPS
Considera. Analiza tu situación para saber cuáles son tus metas profesionales y personales y así conocer qué tipo de ahorro o inversión te conviene.

Planea. Planifica para equilibrar tus ingresos con tus egresos, sabiendo que deberás destinar una cantidad al ahorro, sin limitarte en tus necesidades. Todo dependerá del control que tengas.

Denomina. Etiqueta tus ahorros, es decir, ten objetivos claros. Puedes comenzar desde algo pequeño hasta llegar a una meta mayor.