Mis Finanzas

Reestructurar
tu deuda, una
decisión concienzuda

Si tu nivel de deuda es insostenible pero aún no caes en morosidad porque no has dejado de pagar en los últimos 90 días, es posible evitar una nota negativa en su historial de crédito.
Si decides reestructurarla para así poder pagar montos menores durante un plazo mayor, acércate a tu institución acreedora.
Darinka Rodríguez
04 agosto 2014 21:20 Última actualización 05 agosto 2014 5:0
Reestructuración deuda

Reestructura tu deuda sin malas notas en tu historial crediticio. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- En el aula de las finanzas personales, nadie quiere tener una mala calificación; sobre todo en las sociedades de información crediticia.

Pero si ya no te es posible andar el camino de la deuda con la misma soltura, podrías efectuar algunas medidas para evitar una nota negativa en tu historial de crédito.

Datos de la firma reparadora de crédito Resuelve tu Deuda, indican que de 35 mil usuarios mensuales que solicitaron los servicios de la firma, 17 mil 500 buscaron reestructurar o consolidar su deuda.

Sin embargo, someterse a un programa de pagos es posible y conveniente, dependiendo de la situación en la que se encuentre la persona: si tiene uno o varios créditos y del monto total de la deuda.
De acuerdo con la Organización Nacional de la Defensa del Deudor, nueve de cada diez personas que buscan ayuda con sus créditos ya no tienen la posibilidad de realizar una reestructura.




“Debemos entender que no es para todos; hay que checar el nivel de endeudamiento de las personas, ya que si es alto o si le debe a muchos bancos, una reestructura no es suficiente para pagar; además se realizan de manera estandarizada y no midiendo las capacidades personales”, refirió Ángel González, presidente de la organización.

Según la agrupación, hay tres niveles de endeudamiento: bajo, cuando se pagan sólo los mínimos y se vuelve cada vez más difícil desembolsar; nivel medio, cuando se tiene tres meses sin pagar la mensualidad; y alto, cuando han pasado seis meses sin costear el financiamiento. Sólo los dos primeros niveles de endeudamiento son susceptibles de ser negociados con una reestructuración de deuda para que el usuario no quede con notas negativas en su historial.

Wolfgang Erhardt, vocero nacional de Buró de Crédito, señaló que una reestructura de deuda no implica necesariamente una mala nota.
“Significa que se tardará más en pagar su financiamiento, pues se extiende el plazo, dando montos más pequeños; se incluye una clave de observación que indica que no cumplió con los términos originales pero que tuvo la iniciativa, y la institución podrá saber que aunque no pudo pagar, es una persona responsable”, expuso.

EVITE LAS MALAS NOTAS

Poner las cartas sobre la mesa en materia de finanzas familiares es la primera recomendación que hace el vocero de Buró de Crédito, sobre todo cuando las finanzas se salen de control.

Para González, el primer paso para equilibrar las finanzas es que el deudor reconozca que no puede seguir con el mismo esquema. “Es importante que no pida una deuda para pagar otra, ni que saque de una tarjeta para sufragar otra, sino que reconozca el problema y busque una solución”, apuntó.

Retrasarse con los pagos de un crédito personal o una tarjeta no dejan una huella negativa en el historial, mientras que el proceso de negociar una ‘quita’ o descuento con la institución otorgante, no es totalmente negativo. “Personas con pequeños retrasos pueden tener otorgantes de crédito que están dispuestos a darles un financiamiento”, informó Erhardt.

Se sugiere que sea el usuario quien busque negociar con la institución, pues aceptar una ‘quita’ ofrecida por un tercero como un despacho de cobranza o reparadora de crédito, puede afectar negativamente el historial, dada la clave de observación correspondiente.
En estos casos se asienta que la institución tuvo un monto sin recuperar, lo que genera desconfianza.

TIPS

​Haz cuentas. Analiza si puedes seguir pagando y evita una mala nota en las sociedades de información crediticia.

No dejes pasar el tiempo. El primer síntoma de que necesitas una reestructura de deuda es cuando empiezas a pagar sólo los montos mínimos.

Crea un nuevo presupuesto. Para liquidar tus deudas sin dejar una mala nota en su historial, deberás ser austero y disciplinado.

Opta por reestructurar por tu cuenta. Si te decides por un plan de pagos mediante un tercero, puedes dejar una clave de observación negativa en tu historial crediticio.