Mis Finanzas

Portabilidad hipotecaria, la incipiente buena opción

Este procedimiento luce más en nóminas y tarjetas, y en hipotecas es incipiente. Actualmente, aplica al pago de pasivos e implica costos al usuario, pero se obtienen menores tasas y plazos más cómodos.
Everardo Martínez
27 mayo 2015 23:42 Última actualización 28 mayo 2015 5:5
Hipotecas

Los bancos deben promover la portabilidad hipotecaria, señalan especialistas. (Sabina Iglesias)

Con la reforma financiera se impulsó la portabilidad bancaria que en mayor medida se traza para nóminas y tarjetas de crédito, no obstante para los préstamos hipotecarios se ha obstaculizado, lo cual resta brillo a los beneficios que los usuarios obtendrían al cambiar su financiamiento de un banco a otro.

Héctor Valencia, catedrático de la Escuela Bancaria y Comercial, consideró que en la portabilidad hipotecaria hay carencia de información de los bancos y falta de interés de los usuarios. “Es ‘engañosa’ porque los bancos la ejercen para el pago de pasivos -el nuevo acreedor liquida el crédito con el anterior- y al consolidar la deuda, los usuarios debe hacer un trámite notarial que corre por su cuenta”.

La oferta de los bancos varía, algunos atienden el trámite de cartas de liberación, el saldo del deudor y gastos notariales, pero agregan el costo al nuevo crédito, otros dejan el papeleo al usuario y requieren un desembolso extra para el trámite notarial, pues generalmente no se financia el 100 por ciento.


Abraham Vergara, del departamento de estudios empresariales de la Universidad Iberoamericana, expuso que los bancos deben promover la portabilidad. “No ocurre porque tienen incertidumbre sobre qué sucedería al ganar clientes que puedan ser morosos o perder clientes constantes y porque tendrían que bajar sus tasas de interés”.

Sugirió a quienes consideran mudarse de intermediario, charlar con más de uno y responder todas las dudas y observar el Costo Anual Total. “Si el consumidor aprovecha estos traspasos de deuda pasiva, con el paso del tiempo el ejercicio irá mejorando hasta ser una verdadera portabilidad”, indicó.

Para Gerardo Aparicio, académico de la Panamericana, cambiar de banco es conveniente pues se obtendrán intereses, mensualidades y plazos acordes a cada preferencia.

Recomendó considerar la valuación del banco, pues al tratarse de hipotecas, la casa quedará como garantía y el valor destructible influirá en el financiamiento. Sugirió cuidar el inmueble.

Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, dijo que como la portabilidad es relativamente nueva aún no se tienen resultados óptimos, “será un proceso que se irá perfeccionado conforme avance el año, al volverse más fácil y rápido”.

TIPS
Revisa. Escoge la menor tasa de interés, pero al cambiar de acreedor considera el Costo Anual Total del nuevo financiamiento.

Equipara. Hay varias opciones, realiza cotizaciones con más de un banco y compara intereses, gastos notariales y comisiones.

Mantenimiento. Se realizará un avalúo del inmueble para actualizar el precio de la casa, cuida su valor destructible para que el nuevo crédito no aumente.

Costos. Cuanto menor sea el plazo a pagar, menor será el interés, sin embargo las mensualidades serán más altas.