Mis Finanzas

¿Muebles vintage?
Tips para remodelar

Si tus gustos se centran en diseños de épocas pasadas, es posible encontrar ofertas variadas de productos y rangos amplios de calidad y precios. Expertos señalan que el ideal de los muebles vintage refiere a que sean de materiales durables y que tengan utilidad.
12 enero 2015 23:37 Última actualización 13 enero 2015 5:5
Vintage

Los muebles vintage pueden tener una segunda vida a través de la restauración.(Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Al remodelar su casa y darle un nuevo giro a su estilo, los muebles vintage pueden ser una opción atractiva para los amantes de lo antiguo.

Pero antes de comprar el primer objeto viejo que veas, investiga en distintas tiendas qué mobiliario está a la venta, de qué época y estilo es y compara la calidad y los precios ofrecidos.

Una pieza vintage es original de la época y debe tener como mínimo 30 años de edad y como máximo 100 años.

Las ventajas de este tipo de mobiliario es que se pueden encontrar en diferentes lugares y a precios muy variados; además de adecuarse a otro tipo de estilos, señaló en entrevista Yuri del Rivero, gerente general de Coldwell Banker Home Solutions.


Por su parte, Michelle Ríos, encargada de la mueblería vintage ADN, expuso que el precio “depende mucho del mueble vintage que se esté buscando, hay algunos económicos tal como lo fueron en su época; y hay otros que han incrementado su valor por los materiales con los que fueron hechos”.

Destacó que es importante que los usuarios revisen el mobiliario que estén adquiriendo, ya que podrían estar dañados o no corresponder a la calidad e información que el vendedor esté ofreciendo.

“Este tipo de piezas se pueden restaurar o muchos de los lugares ya los venden renovados, sobre todo aquellas tiendas que importan los muebles ya te los venden restaurados e incluso con garantía”, destacó por su parte del Rivero.

El ideal de los objetos vintage, refiere a que sean de materiales durables y que tengan utilidad.

A este respecto, Ríos dijo que “es un poco idealista, pero nos gusta pensar que ayudamos un poco a la ecología, reutilizando el mobiliario que aún sirve, que está en buen estado y además tiene estilo”.

Las especialistas coincidieron en que las personas deben estar conscientes que al adquirir una sala o un bar de este tipo, están comprando una pieza histórica y única, por ello su precio puede llegar a ser más elevado con respecto a los muebles nuevos y a los actuales. 

En contraste con los modernos, aquellas personas que adquieran una pieza vintage están seguras de que su comedor o sala de estar serán únicos e irrepetibles en comparación con otros.

VINTAGE, RETRO O UNA ANTIGÜEDAD 

Otra recomendación que da del Rivero al comprar es asegurarse que el producto sea realmente vintage y no retro, ya que este último refiere a un producto hecho actualmente tomando en cuenta diseños de épocas anteriores.

Es importante destacar, que un mueble vintage tampoco es igual a una antigüedad, ya que para que sea catalogada como tal, se necesita tener más de 100 años de edad, además de contar con otros elementos que los expertos puedan catalogar.

Para saber si se trata de una reliquia o no, “muchos lugares, en especial las tiendas grandes, se dedican a estudiar la pieza antes de venderla y le dan su autenticidad”.

COMPRAS POR INTERNET

Del Rivero indicó que las compras por internet son poco recomendables, pues es necesario que los compradores estén al tanto de los materiales del mobiliario.

Es decir, constatar físicamente que las piezas estén en buen estado y que los acabados sean de calidad, pues de no ser así podrían dañarse en el futuro cercano.

TIPS

Compras en línea: Es cómodo, pero impide ver físicamente el producto y detectar posibles anomalías.

Define necesidades: No porque esté de moda, compres muebles que no vayas a usar.

Ve opciones: Evalúa la mejor opción para tu bolsillo y la garantía de durabilidad o autenticidad.

Haz un presupuesto: Toma en cuenta cuánto dinero tienes disponible.

Sé imaginativo: Algunos muebles vintage pueden ser difíciles de restaurar, pero un refrigerador puede ser un bello anaquel.