Mis Finanzas

Medidas de ahorro
en tiempos
de altos precios

Los elevados precios de los combustibles ocasionan un consumo más austero en las familias mexicanas. Es posible efectuar diversas medidas de ahorro para amortiguar los gastos en gas
de uso doméstico y gasolinas. Entre ellas, compartir el uso del vehículo o incluso moverse hacia fuentes energéticas alternativas.
Darinka Rodríguez
02 junio 2014 21:16 Última actualización 03 junio 2014 5:0
carro

Para ahorrar energía y gas en coches y casas, ya hay diversas alternativas. (Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- El precio de los combustibles y energéticos sigue al alza. El aumento gradual ha pegado duramente al bolsillo de los ciudadanos.

Un sondeo realizado por EL FINANCIERO arrojó que los usuarios siguen haciendo uso del automóvil casi con la misma frecuencia, pero cuando recargan combustible lo hacen en menores cantidades.

Para los especialistas, un consumo responsable es la clave al momento de hacer ahorros familiares.

“No debemos caer en lo miserable, sino ser austeros, que significa hacer ahorros en casa, sin despilfarrar”, indicó Tenorio.

En materia de gasolinas, se recomienda hacer uso de autos compartidos para ir al trabajo; el uso de transportes públicos o bicicleta; o un automóvil más pequeño o de consumo más eficiente. “A veces es insoportable el transporte público, por lo que hay que encontrar la mejor alternativa”, refirió Barbosa.

En materia de gas, el calentador de agua es el que más consume, por lo que conviene hacer un consumo racional. Desde saber cómo hervir las verduras y no dejar las parrillas encendidas, así como encender el calentador una sola vez cuando se baña la familia, aseguró.

Agregó que actualmente es posible adquirir un calentador con paneles solares. “Poco a poco debemos reemplazar en lo posible las energías por fuentes sustentables y renovables, pues es una inversión que vale la pena”.

Hoy en día, un sistema de calentamiento de agua solar cuesta desde 10 mil pesos; aunque la posibilidad de que una familia pueda sostenerse a sí misma en materia energética aún presenta dificultades.

“Sería un paso muy importante, si no lograr la autosuficiencia, al menos sustituir el uso de energía por una más sustentable parcialmente”, puntualizó Barbosa.

De acuerdo con cifras de Petróleos Mexicanos (Pemex), de 2009 a la fecha, el precio promedio anual de la gasolina Magna ha aumentado 61.41 por ciento, por lo que los usuarios de vehículos automotores se las han visto negras.

Por otra parte, la Secretaría de Energía (Sener) indica que 80 por ciento de los hogares usa Gas Licuado de Petróleo (LP), el cual ha tenido un aumento de 46.89 por ciento en los últimos cinco años al pasar de 9.17 a 13.47 pesos por kilogramo.

La discusión en torno a la Reforma Energética supone que en el largo plazo los hidrocarburos bajarán de precio, no obstante, especialistas en la materia aseguran que esto no sucederá.

Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey Campus Santa Fe, dijo que es un hecho que el precio de los energéticos y principalmente el de la gasolina no dejará de subir.

“Los precios de la gasolina, gas, diesel y electricidad no van a bajar próximamente; quizá el próximo año sólo suban en función al porcentaje que se espera de inflación”, dijo en entrevista.

Por su parte, Fabio Barbosa Cano, académico del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que pese a que hay un discurso de que los energéticos bajarán su precio, la extracción de hidrocarburos es cada vez más complicada, por lo que su precio no podrá bajar.

“Los días de fiesta, cuando la producción de hidrocarburos era mucha y muy sencilla, se han acabado, hemos entrado a una fase de petróleo difícil”, expuso el investigador de la UNAM.