Mis Finanzas

Los riesgos de comprar
un inmueble en preventa

Comprar una vivienda es una decisión que requiere el análisis detallado de todas las opciones de financiamiento existentes
en el mercado. El esquema de preventa permite ahorros y retornos de la inversión considerables, aunque es conveniente revisar los términos del contrato para evitar fraudes.
Darinka Rodríguez
24 abril 2014 21:7 Última actualización 25 abril 2014 16:25
Etiquetas
Preventa inmueble Módulo especial

Al adquirir un inmueble deben revisarse distintos puntos para evitar decepciones.(Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- Adquirir un inmueble es una decisión importante, pues implica desembolsar fuertes sumas de dinero, a cambio de un patrimonio. La compra de este tipo de bienes en preventa puede ser rentable a primera vista, pero suele arrojar dudas y a veces desconfianza.

Alan pidió un crédito hipotecario por 750 mil pesos y adquirió un departamento en preventa por un 1 millón 200 mil pesos. Cuando le entregaron el inmueble, éste ya costaba 1 millón 700 mil pesos. “Fue bueno para mis finanzas porque no tenía toda esa cantidad y pude organizarme para adquirirlo”, platicó en consulta.

De acuerdo con Manuel Díaz Mercado, director general de Coldwell Banker Invest, la adquisición de un inmueble en preventa es un buen método de inversión que puede brindar retornos de entre 20 y 30 por ciento sobre el monto inicial.

“Uno de los beneficios es que las personas pueden llevar a cabo una planeación financiera que permite a los interesados, ya sea como inversión o para habitarlo, poder hacer una planeación de pagos, dando un porcentaje de inicio, y proyectarlo en el tiempo para pagar el resto al momento de la escrituración”, dijo en entrevista.

Dependiendo del tiempo, la zona en que se encuentre y el tipo de financiamiento que se elija, la plusvalía de un inmueble puede dar buenos rendimientos.

En el Distrito Federal, las colonias Polanco, Anzures, Roma Norte, Condesa, Del Valle y Narvarte dan mayores retornos de la inversión. Se recomienda tener una liquidez aproximada de 700 mil pesos al inicio de la inversión.

LOS POSIBLES RIESGOS

Ya sea que pienses habitar el inmueble, o invertir en este esquema, es importante que tomes en cuenta algunos riesgos que puede correr.

Araceli tenía una idea muy distinta del departamento que iba a adquirir. Doce meses después, ni los acabados ni el tamaño fueron los acordados. “Pagué por algo distinto, la verdad es que yo esperaba algo mejor”, señaló en consulta.

Si adquieres un inmueble en preventa, cerciórate que el contrato de compra-venta que firme contenga las especificaciones pertinentes para poder realizar una denuncia en la Profeco en caso de que se incumpla el acuerdo.

Díaz Mercado aconsejó al comprador buscar asesoría, pues el contrato debe especificar que en caso de incumplimiento en la fecha de entrega, el comprador debe ser compensado por cada mes de atraso con el monto que equivaldría al pago de una renta del inmueble.

Los proyectos de preventa en México consideran de 6 a 18 meses de entrega
. En el DF lo usual es que sean 12 meses, aunque depende de la inmobiliaria que usted contacte.

Cuanto más próxima está la fecha de entrega, el descuento será menor,
por lo que es importante planear con suficiente anticipación el financiamiento de su elección.

TIPS

1. Planea la compra. Ya sea que quiera habitar el inmueble o hacer una inversión, es importante que planee el método de financiamiento. Puedes elegir un crédito hipotecario con una institución bancaria o con alguno de los institutos de vivienda.

2. Verifica la situación de la constructora o de la inmobiliaria. Puedes realizar la búsqueda con la Profeco o pedir asesoría en el sector inmobiliario para que no caigas en manos de un estafador.

3. Pide los documentos que considere necesarios. Desde permisos de construcción, planos y otros que considere importantes.

4. Visita la zona y realiza investigaciones previas. Normalmente los departamentos muestra suelen dar una idea al comprador; sin embargo, lee bien el contrato de compra antes de firmarlo para que no te lleves ninguna sorpresa.