Mis Finanzas

Instrumentos financieros que son útiles para los pequeños

Especialistas exponen que sí hay instrumentos financieros que son eficaces para transmitir a los infantes conocimientos que les resultarán duraderos.
Everardo Martínez
29 abril 2015 22:51 Última actualización 30 abril 2015 5:5
Niños

Para los más pequeños de la casa, hay diversos productos financieros que pueden empezar a emplear. (Mónica Rodríguez)

Para un niño no es indispensable conocer el funcionamiento de los bancos, aseguradoras o Afores para tener una mejor vida en el presente, pero la educación financiera es más asequible si comienza en la infancia, para que en la madurez se trate de un comportamiento habitual que los beneficie.

La oferta de algunas instituciones financieras dirigidas a niños llegó hace años pero sin el éxito esperado, debido a la baja inclusión que los niños tienen en las finanzas de sus padres o el mundo económico, dijo Mariana Valdés, directora de estrategia de Save the Children. Aunque es difícil entender el sistema por su robusta semántica, se debe comenzar desde pequeños y no sólo en la teoría, sino en la práctica, pues ésta hace al maestro, indicó.

¿Cómo hacerlo a pesar de la inexperiencia obvia de los pequeños y a veces de los padres?

Respecto al tema de inversión, la Secretaría de Hacienda tiene su programa Cetesdirecto niños, a partir de 100 pesos. “No es una labor que deba realizarse a diario, pero quizá sí una vez por mes”, dijo Clemente Ruiz Durán, investigador de la Facultad de la UNAM.
“Cuando hay resultados positivos, mejor arraigada quedará la idea de la inversión”, añadió.


En lo que respecta a las cuentas bancarias, las hay infantiles en muchos bancos. Requieren de un adulto para su apertura, pero una vez en manos de los infantes, se irá agotando la idea de que el dinero no sólo tiene forma de billetes y monedas.

“Las cuentas tienen, además del beneficio de no portar efectivo, el valor de seguridad que ofrece un banco y la evidente comprensión del dinero abstracto”, señaló Ruiz Durán.

Para el caso de los seguros, el problema es la mayoría de edad requerida al momento de solicitarlos, pero los padres pueden comprarlos y otorgarlos a los infantes.

Con las innovaciones financieras, en el mercado hay seguros para celulares, tablets, laptops y relojes inteligentes.  

A este respecto, Igal Rubinstein, directivo de Seguros S, estimó que pólizas para gadgets, bicicletas o mascotas irán en aumento.

“Estos seguros ofrecen, además de su función, una sensibilización de lo que es una póliza; quizá con educación financiera constante esos productos simples y accesibles puedan convertirse en otros con más impacto en la vida”, agregó.

Juan José Salas, consultor, indicó que a temprana edad, cuando es muy difícil acercar a los niños a un presupuesto, a las facturas e instrumentos financieros, es preferible optar por las alcancías.
Pero no cualquiera. Sugirió una traslúcida de 4 ranuras para gastos, inversión, ahorro y donaciones, para la comprensión de que el dinero no sólo es para gastar.

TIPS

Infantes. A edades tempranas (3-9 años) una alcancía, aunque pareciera algo del pasado, fomenta la cultura del ahorro y cuidado del gasto.

Cuentas. Una cuenta de ahorro infantil refuerza la idea de que el dinero no sólo es tener efectivo y además impulsa el ahorro.

Seguridad. Aunque los menores no pueden contratar pólizas de seguros, el padre puede comprar alguno para artículos cotidianos y sensiblilizarlos respecto al futuro.

Inversión. Colocar recursos en instrumentos básicos y en cantidades pequeñas ayuda a inculcar la cultura de la inversión.