Mis Finanzas

Golf, ¿un deporte sólo para ricos?

Esta disciplina está estigmatizada como un deporte altamente exclusivo y mucho más caro de lo que realmente es . En México hay una cantidad importante de campos de uso, donde no se requiere una inversión inicial.
Darinka Rodríguez
25 febrero 2014 23:8 Última actualización 26 febrero 2014 6:17
Golf

Las gente cree que para jugarlo tiene que pertenecer a un club, pero basta con querer acercarse al deporte. (Cuartoscuro)

Considerado un deporte exclusivo y de precisión, en el que suelen negociarse y cerrarse jugosos tratos, esta práctica deportiva envuelve diversas condiciones para quien desea iniciarse en sus filas: desde la inversión económica hasta el tiempo que se tiene que emplear para ser un jugador conciso.

No obstante, los costos asociados a esta actividad están un tanto sobrestimados.

Federico Valdez, presidente de la Federación Mexicana de Golf (FMG), indicó que en México aún no se ha popularizado este deporte.

La FMG tiene 120 campos asociados, de los casi 200 que hay en el país; mientras que sólo en Texas, Estados Unidos, hay cerca de mil 200 entre públicos y privados.

“El golf está estigmatizado como un deporte altamente exclusivo y mucho más caro de lo que realmente es, porque a final de cuentas en México hay una cantidad importante de campos de uso, donde no se requiere una inversión inicial”, expuso en entrevista con El Financiero.

Javier Liceaga, director general de Profesionales de Golf Asociados de México, señaló por su parte que jugar golf no es tanto una cuestión de dinero como de disciplina.

“Toda la gente cree que para jugar golf tiene que pertenecer a un club, pero basta con querer acercarse al deporte”, comentó.

A este respecto, dijo que un amateur puede asistir a prácticas públicas por una erogación estimada de 400 pesos por sesión; cada pelota tiene un precio de 1 peso y se realizan alrededor de 100 tiros, a lo que hay que sumar los gastos de consumo al hacer uso de un equipo público.

De campos a campos

Más de 90 por ciento de los campos de golf que hay en el país se operan bajo esquemas privados, por lo que sólo los miembros o accionistas pueden hacer uso de las instalaciones.

Si usted quiere jugar en el Club Campestre de la Ciudad de México, deberá adquirir un paquete de acciones, cuyo costo es de por lo menos 2 millones de pesos, o bien, hacerse de una propiedad en un fraccionamiento que le dará acceso al green, sumando el costo de mantenimiento que oscila de 12 mil a 17 mil pesos bimestrales.

En la Ciudad de México hay sólo cuatro clubes de golf que son de acceso privado, mientras que en el Estado de México hay varios campos a los que se puede tener acceso con un menor costo y sin tener que hacer una inversión en propiedad.

Otro esquema de operación de campos son los administrados por algunos hoteles o resorts, que se ubican primordialmente en la zona de la Riviera Maya o en la Riviera Nayarit, los cuales cobran alrededor de mil dólares la noche y permiten el acceso y uso a las instalaciones, aunque el usuario debe contar con su propio equipo.

Por su parte, la Academia de Golf de Lorena Ochoa ubicada en Acapulco, ofrece un día de análisis de juego para principiantes y una sesión de tres horas con un profesor especializado desde 200 dólares por persona, o un paquete de tres días con un costo de 400 dólares.

Asimismo, la vestimenta y el calzado especial son elementos que tomar en consideración por el golfista principiante.