Mis Finanzas

Gasto hormiga merma más de $20 mil al año
las finanzas personales

Afore Principal asegura que el costo de algunos gustos personales como café, galletas, cigarros, refrescos, botanas y propinas, entre otros, representan una fuga de recursos que pueden hacer inaccesibles proyectos importantes.
Notimex
13 octubre 2014 13:39 Última actualización 13 octubre 2014 15:8
Módulo especial café NY (Bloomberg)

Considera que muchos de estos gastos pueden evitarse y destinarse al ahorro o a la inversión.

La falta de control en los consumos diarios puede generar una fuga de capital en las finanzas personales superior a 20 mil pesos anuales, aseguró el director de ventas de Principal Afore, Alan Gómez.

Explicó que los llamados gastos fuga u hormiga son los consumos en café, galletas, cigarros, refrescos, botanas y propinas, entre otros, que afectan de manera directa la economía de las personas, haciendo incluso inaccesibles las vacaciones o proyectos importantes en el mediano plazo.

En un reporte, destacó que muchos de estos gastos podrían evitarse y destinarse al ahorro o a la inversión.



Al hacer una proyección, expuso que unos cigarros cuestan 45 pesos por cajetilla, lo que representa un gasto mensual de 360 pesos si se compra una a la semana, con lo que la cifra anual ascendería a cuatro mil 320 pesos, con un acumulado en cinco años de 24 mil pesos.

Sin embargo, planteó que si ese dinero fuera invertido el resultado en un plazo de cinco año sería de 33 mil 242.29 pesos, y a un plazo de 10 años, esos recursos llegarían a 94 mil 448 pesos.

El directivo detalló que los gastos por café pueden oscilar los cuatro mil 800 pesos al año; el uso de taxis por falta de tiempo de tres mil 840 pesos; propinas por mil 440 pesos; cuatro mil 800 pesos por botanas de mediodía; mil 200 pesos por boleadas de zapatos; 960 pesos en revistas, y tres mil 600 pesos de manicura, entre otros.

Destacó que hacer una planificación financiera de todo el sueldo será la llave para no privarse de realizar lo que más le gusta, pero también destinar dinero para el ahorro, para el retiro y no endeudarse por falta de liquidez.

Sugirió diferenciar entre los gastos de ocio contabilizados en un presupuesto mensual (entretenimiento familiar, ropa, celular, comida, gasolina o transporte) y los gastos fuga de los cuales se puede prescindir regularmente o recortarlos (manicura, cigarros, comida no presupuestada, café o botana)

No se trata de suprimir los rubros que le dan “gusto a la vida”, simplemente hay que tener en cuenta que sin un buen control del presupuesto se puede llegar corto de dinero a fin de mes, aclaró Alan Gómez.

En este sentido, recomendó anotar los rubros en los que se suele gastar y una lista de lo que se puede recortar o eliminar, pero sobre todo analizar si esos recursos se pueden ahorrar e invertir.