Mis Finanzas

Evita las compras compulsivas este verano

La distancia entre comprar por impulso y ser un comprador compulsivo traza una línea muy delgada; en especial durante la temporada de descuentos. Aún así, estas prácticas pueden arruinar los bolsillos.
Darinka Rodríguez
17 julio 2014 22:24 Última actualización 18 julio 2014 11:45
Etiquetas
Shopping

Las compras impulsivas a la larga dejan deudas innecesarias. (Carlos López)

CIUDAD DE MÉXICO.- Con las vacaciones de verano aumentan las ofertas, y con ello la posibilidad de hacer compras impulsivas que mengüen los bolsillos.

Un análisis de la firma de consumo Nielsen indica que durante julio los usuarios van 1.5 más veces al supermercado o puntos de venta y suelen gastar en promedio 8 por ciento más por visita que otros meses.

Rebeca Pérez, investigadora del Departamento de Administración de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), unidad Azcapotzalco, indicó que la falta de planeación lleva a los consumidores a hacer compras al azar. “Ir sin saber qué vamos a comprar es el primer síntoma de un comprador por impulso”, aseguró.


De acuerdo con un análisis de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), 20 por ciento de los consumidores prefiere llevarse lo que está al alcance de la mano sin importar el precio al momento de comprar.

No obstante, la línea entre comprar de más y ser un comprador compulsivo, es delgada.

Esteban Kockovic, asesor financiero, aseguró que hay un factor psicológico importante que puede determinar el comportamiento de un usuario.

“Hay una razón psicológica sobre la autoestima y la autorrealización que no tiene que ver con si necesitamos o no lo que vamos a comprar, sino con la proyección que queremos dar de nosotros mismos; una gran parte de las compras compulsivas tienen que ver con cómo nos ven los demás”, aseguró en entrevista.

Sin embargo, el ímpetu consumista que lleva a adquirir de más, es una práctica muy frecuente y se relaciona también con la influencia que ejerce la publicidad. Según un reporte de la firma Nielsen, el verano representa 22 por ciento de las inserciones publicitarias de los retailers.

Para evitar las compras compulsivas, los especialistas recomendaron realizar planeaciones mensuales, semestrales y anuales e identificar los patrones que pueden hacernos comprar de más como sentimientos de soledad, enojo o ansiedad, para evitar hacer visitas a las tiendas durante esos periodos.

“Tener muy claro qué es lo que se necesita o se quiere comprar es muy importante para no estar paseando por las tiendas para ver qué ‘se nos pega’ y evitar con ello, gastos de más”, profundizó Kockovic.

TIPS

Realiza una lista antes del ‘shopping’, que incluya el gasto corriente y algunos “gustitos” con el fin de consumir de forma inteligente.

Presupuesto mensual. Toma en cuenta el pago de deudas y el ahorro. Destina un monto a sus compras de placer.

El tiempo. Estudios indican que el deseo de adquirir cosas innecesarias aumenta si se está sobreexpuesto a ofertas.

Busca pasatiempos. El ‘shopping’ es un ‘hobby’ caro en el largo plazo. Fomenta actividades de otra índole.