Mis Finanzas

¿Estás pensando en una tarjeta corporativa
para tu negocio?

Los beneficios de una tarjeta de este tipo son la flexibilidad para hacer frente a pagos con más de 30 días de financiamiento sin costo y el control de gastos interno, que genera eficiencias.
Thamara Martínez
15 julio 2015 23:19 Última actualización 16 julio 2015 17:19
Tarjeta corporativa

Las tarjetas corporativas permiten a las compañías optimizar y controlar mejor sus gastos. (Sabina Iglesias)

Si estás pensando en contratar tarjetas de crédito corporativas para la operación de tu empresa, analiza sus ventajas. Expertos afirman que esta forma de financiamiento permite a las compañías optimizar y controlar mejor los gastos, ya que los empleados pueden realizar pagos de bienes y servicios, como gastos de representación, a nombre de la sociedad.

Aunque algunos especialistas consideran que éstas funcionan más para empresas medianas y grandes.

Este instrumento no tiene un kárdex de requisitos ortodoxo, no obstante la mediana empresa se ve más beneficiada de éste, señaló Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey.

“Estamos hablando de firmas que tienen una estructura organizacional y ejecutiva consolidada, de directores de área, de gerencias de ventas que frecuentemente están viajando, empresas en las que sus ejecutivos se desplazan dentro y fuera del país”, afirmó.


Con estos plásticos las compañías pueden prescindir de un importante grado de uso de efectivo, que de lo contrario afectaría el flujo de recursos y el costo financiero. A su vez, se puede mejorar el control de gastos en que incurre la compañía mediante la administración de erogaciones de los ejecutivos y el establecimiento de alianzas con los proveedores de bienes y servicios.

La mejor forma para describir la solución corporativa es visualizarla como una plataforma en la que se integran todos los gastos a nivel individual, lo que permite usarla como mejor convenga a cada usuario, dijo Carlos Carriedo, Vicepresidente y Gerente General de Corporate Payments Latinoamérica y México de American Express (AMEX).

“Al agregar toda esta información a nivel plataforma, se puede evaluar hacia dónde se están orientando los gastos, lo que tiene muchas ventajas para planear temas como el manejo del capital de trabajo o control, suprimiendo los riesgos por fugas por uso de efectivo de una forma sin control”, indicó.

Las tarjetas corporativas pueden ser según su forma de pago de servicio, crédito y débito.

Con las de servicio se otorga a la empresa un periodo de crédito de 40 días aproximadamente, al cabo de los cuales se debe liquidar el saldo en su totalidad. Las de crédito comprenden un plazo similar de financiamiento, al término del cual la firma puede o no pagar el total del saldo facturado; pero, de no hacerlo pagará intereses. En las de débito la compañía hace uso de sus propios recursos.

La empresa podrá contar con la emisión de estados de cuenta y reportes que le permiten un manejo más eficiente de su tesorería.
No necesita esperar a las fechas de corte para conocer el flujo de gastos, sino que se pueden tener reportes semanales o diarios del ejercicio de las erogaciones de los ejecutivos a los cuales se cubre con esta tarjeta corporativa, a los cuales se les puede también poner un límite, expuso Tenorio.

Además, los empleados tienen acceso a servicios de asistencia legal, médica, de viaje y telefónica para el manejo de su tarjeta y seguros contra accidentes de viaje como demora o pérdida de equipaje y renta de autos.

Carriedo, señaló que las soluciones corporativas que ofrece AMEX se enfocan a compañías con ventas anuales mayores a 7 millones de pesos, “este rango de compañías es que el más valor encuentra en las soluciones que ofrecemos; pero, también tenemos una solución para negocios más pequeños”.

TIPS
La tarjeta corporativa. Es un buen instrumento para administrar el flujo de efectivo de tu empresa, sobre todo para gastos de operación y representación.

Información. Puedes tener en todo momento conocimiento del flujo de gastos de tu personal y puedes optar por fijar un límite.

Eficiencia. En un ambiente cada vez más competitivo, elegir una herramienta de financiamiento como el sistema de tarjetas corporativas hace de tu empresa un agente eficiente en el manejo de tus gastos.