Mis Finanzas

¿Es posible vivir
sin tarjeta de crédito?

Pagar réditos o no hacerlo. Analizar los pros y los contras
de la adquisición de un crédito es fundamental. Al decidir
que no se optará por financiamiento bancario, se puede hacer
una planeación financiera a largo plazo que considere ahorros
y reditúe con un patrimonio libre de deuda.
Darinka Rodríguez
04 junio 2014 21:50 Última actualización 05 junio 2014 5:0
crédito

Si no quieres vivir del crédito, se puede planear para vivir sin deudas. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- En México somos adictos al crédito. Cifras del Banco de México (Banxico), muestran que en nuestro país hay 25 millones 887 mil 321 tarjetas de crédito.

Por su parte, el quinto reporte de inclusión financiera elaborado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), indica que en México 27.5 por ciento de los adultos, es decir alrededor de 19.3 millones de personas de 18 a 70 años de edad, tiene cuando menos una tarjeta de crédito.

Sin embargo, en muchos casos, se tienen dos o más plásticos.
Ángel llegó a tener hasta diez tarjetas de crédito en su cartera, y aunque ahora sólo tiene tres, no concibe hacer compras sin este tipo de instrumento. “Es mucho mejor que cargar efectivo y hay promociones muy buenas”, dijo en consulta.

No obstante, de acuerdo con los especialistas, sí es posible vivir sin crédito, sobre todo al consumo.

Eduardo López Chávez, académico de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana (UP), explicó que la figura del crédito se pensó para la adquisición de bienes duraderos, sobre todo cuando no se tiene la liquidez necesaria en el momento. Pero, se suele hacer un mal uso del financiamiento.

El problema viene cuando hay una desorganización financiera y la persona, además de tener varias tarjetas, también quiere hacerse de un crédito hipotecario.

“No se sabe manejar el crédito, porque las personas creen que tienen mucha liquidez”, añadió.

Sobre todo, la falta de planeación tiene consecuencias severas.
Datos de la CNBV de mayo, indican que la tarjeta de crédito registró un índice de morosidad (IMOR) de 5.41 por ciento; los créditos personales de 7.99 por ciento; y los de nómina reportaron un IMOR de 3.41 por ciento.

“Sí es posible vivir sin crédito, pues existe la figura del prepago”, indicó Gerri Detweiler, analista de credit.com. Aunque señaló que lo mejor es hacer un uso eficiente de esta figura pagando el monto total y haciendo un uso inteligente.

Los especialistas recomendaron analizar los pros y contras de contratar crédito.

AUTOS Y CASAS ¿SIN CRÉDITO?

López Chávez comentó que las figuras de financiamiento hipotecario y automotriz son positivas, al permitir a las personas adquirir bienes patrimoniales como un inmueble o un auto.

Aseguró sin embargo que pocas personas se plantean la posibilidad de hacer un fondo de ahorro e inversión para evitar descapitalizarse o aceptar una deuda muy larga, pagando intereses.

“Las personas, ya sea por desconocimiento o facilidad, prefieren adquirir un crédito porque es la solución más fácil y sólo indagan sobre las implicaciones cuando tienen un problema encima”, comentó López. En ese sentido, el catedrático recomendó como una alternativa al crédito hipotecario, la creación de un fondo de ahorro.

“Con 5 mil pesos al mes, o lo que se te descontaría de un crédito más los rendimientos, se puede pensar en pagar una casa de contado en un periodo largo, pero sin los intereses del crédito”, precisó.

TIPS

1. Planea tus finanzas. Elabora un presupuesto, con proyecciones de ingreso y gasto a futuro, destinando un monto importante al ahorro y al pago de deuda.

2. Si cuentas con uno o varios créditos. Analiza si es necesario reestructurar su deuda. Es importante identificar si la figura del crédito es nociva para las finanzas familiares.

3. No gastes más de lo que ganas. En particular al inicio de la carrera laboral no se cuenta con crédito ni con suficiente ahorro, por lo que es importante vivir del modo en que las finanzas personales lo permitan.