Mis Finanzas

En el desempleo, ¿retirar del fondo de vivienda
o de ahorro para el retiro?

Si pierdes tu empleo y no cuentas con fondo de emergencias, puedes optar por retirar recursos del fondo para el retiro o ejercer a partir del año entrante el seguro de desempleo. No obstante, esta decisión implicará la reducción de los recursos ahorrados si deseas adquirir una vivienda o al momento de retirarte.
Darinka Rodríguez
06 abril 2014 21:21 Última actualización 07 abril 2014 5:0
ilustración

ilustración

CIUDAD DE MÉXICO.- A partir del 1 de enero de 2015, 16.6 millones de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social podrá tener acceso al Seguro de Desempleo.

Sin embargo, su implementación no es conveniente para todos.
Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey, dijo que la decisión de partir en dos la cuota de 5 por ciento del fondo de ahorro para la vivienda, para destinar 3 por ciento al seguro de desempleo, es un retroceso en los logros de la clase trabajadora.

“Este alcance en prestaciones era un logro, por lo que el seguro de desempleo no es una nueva prestación para los trabajadores producto de la relación obrero-patronal”, dijo en entrevista.

Por consiguiente, habrá una nueva subcuenta mixta financiada con tres puntos porcentuales de las aportaciones patronales para la vivienda, que podrá ser utilizada, a elección del trabajador, para vivienda, retiro o desempleo.

Para trabajadores permanentes, el beneficio se limitará a un máximo de seis pagos mensuales sobre el Sueldo Base de Cotización (SBC) promedio de las últimas 104 semanas: el primer mes 60 por ciento, segundo mes 50 por ciento y los restantes 40 por ciento.

Para trabajadores eventuales, la prestación será un pago único de dos veces el SBC mensual de las últimas 26 semanas cotizadas, a cargo de la subcuenta mixta.

En ese contexto, Tenorio apuntó que los trabajadores deberán cotizar más tiempo para poder acceder a un recurso que le permita solventar la desocupación. “Deberá acumular siete años de trabajo continuo para generar un fondo equivalente que le permita bajo las nuevas reglas acceder al seguro de desempleo por seis meses; y la cantidad que llegue a retirar, sería en detrimento de su fondo de acumulación para la vivienda”, indicó.

Isela Muñoz, asesora hipotecaria, dijo que con las nuevas reglas quienes ya cuentan con un crédito para la vivienda podrían tardarse más en liquidar esta deuda.

“A partir de 2015 se amortizará sólo 2 por ciento, mientras que el otro 3 por ciento se irá a la cuenta de desempleo; actualmente hay cerca de 5 millones de créditos para la vivienda, que supondrían mayor tiempo para ser saldados”, apuntó.

¿CÓMO ACCEDO A LOS RECURSOS?

Los especialistas señalaron que es importante que el trabajador cuente con un fondo de ahorro para emergencias que le permita sobrevivir al menos dos meses, en caso de no tener a tiempo su liquidación, ya que para acceder a los fondos deben pasar por lo menos 45 días tras dejar de cotizar en el IMSS.

Para obtener el seguro de desempleo se requerirá haber cotizado por lo menos 24 meses en un periodo no mayor a 36 meses y haber permanecido desocupado por lo menos 45 días naturales.

Además, el desempleado puede acceder a entre 30 y 90 días del último SBC de la Afore, para lo cual deberá contar con una certificación de baja en la subdelegación administrativa del IMSS a partir del día 46 de desempleo con la que puede acudir a su Afore y solicitar los recursos, en detrimento de su ahorro para el retiro.

TIPS

1. Cuente con un fondo de ahorro para emergencias. De acuerdo con especialistas, éste debe ser por lo menos dos meses del sueldo del trabajador para que no se quede sin recursos antes de acceder a su fondo de desempleo.

2. Realice aportaciones voluntarias a su Afore.
En la medida en que su fondo para el retiro sea más robusto, podrá neutralizar un poco la utilización de estos recursos que merman su ahorro para el retiro y para la vivienda.

3. Cuide el uso del crédito.
Si no cuenta con un ingreso fijo, es recomendable mantenerse alejado del uso de créditos bancarios, con el fin de no caer en impago.