Mis Finanzas

El auto sobre la vida,
la preferencia en México

Asegurar el patrimonio no es menos importante que proteger la vida. Sin embargo, diversos mitos nos alejan de la realidad y la penetración de los seguros de autos en México resulta 10 puntos porcentuales mayor que la de los seguros de vida.
Darinka Rodríguez
19 marzo 2014 20:19 Última actualización 20 marzo 2014 5:0
venta de coches

En México, predomina asegurar el coche antes que la vida./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- En México, se prefiere asegurar el auto, que la vida.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) a 2013, el 16 por ciento de las personas económicamente activas cuenta con un seguro de vida; en tanto, la penetración de los seguros de auto es 26 por ciento.

“Hay varios mitos en torno a la adquisición de pólizas, como pensar que sólo si fallece el propietario de la misma se podrá acceder a la suma asegurada”, expuso Eloy López Jaimes, director de Previsión Financiera en entrevista con EL FINANCIERO.

Más allá de los supuestos, el directivo añadió que hay varios factores a considerar al momento de contratar una póliza, como la edad y si el titular tiene o no hijos, dado que el monto de la prima asegurada deberá ser mayor.

“No sólo se habla de muerte, sino también puede ser de muerte económica, en caso de que sufra algún accidente que le deje sin capacidades para trabajar”. Añadió que una persona en sus “veintes”, deberá contar con una suma asegurada de por lo menos diez años de su sueldo.

Es decir, que si una persona gana 15 mil pesos mensuales, la suma asegurada deberá ser de 1 millón 800 mil pesos con cobertura de invalidez. “Se puede garantizar la recuperación de 18 mil pesos anuales más una ganancia, lo cual también es una opción para ahorrar”, señaló.

La historia cambia sin embargo para una persona que tiene 35 años y dos hijos, por ejemplo, pues en ese caso deberá dejar una suma asegurada para su familia de por lo menos 20 años de su ingreso.

Para las personas con hijos la situación es distinto, pues se trata de asegurar a su familia. Por lo que en el caso de una persona que gana 40 mil pesos al mes, gasta 30 mil pesos mensuales entre educación, vivienda y comida y ahorra 10 mil pesos, la suma asegurada será de 7 millones 200 mil pesos.

No obstante, en ambos casos, el ahorro mínimo que se debe designar a un seguro es 10 por ciento de los ingresos netos de una persona, con el fin de adquirir una póliza que le proteja de fallecimiento o invalidez temporal o permanente por algún accidente.

“Antes de pensar asegurar un bien, debemos asegurar a la máquina productora, que es la persona misma”, consideró el director de Previsión Financiera.

MITOS 

Hay varios mitos en torno a la adquisición de una póliza, los cuales deben ser considerados:

1. Sólo pagan en caso de muerte.
Falso. Un ejemplo de ello son los seguros de vida dotales, los cuales pagan la suma asegurada si el asegurado vive o muere.
También puedes considerar adquirir una póliza vitalicia o temporal que además te protege ante cualquier eventualidad.

2. Los seguros de vida no pagan.
Falso. Esto no es exclusivo de las pólizas de vida, sino de los seguros en general. Datos de la AMIS al cierre de 2013 indican que diariamente se cubrió un pago por seguro de vida por un monto de 169 millones de pesos.

3. Son muy caros.
El costo de los seguros, dependiendo de la edad y género, puede ser de entre uno por ciento o menos, y en los casos de los seguros de vida con una recuperación alrededor de dos por ciento.