Mis Finanzas

Educación privada
de prestigio sí está
al alcance

Costear una carrera universitaria en una escuela de prestigio es posible mediante esquemas de financiamiento. Diversas universidades ofrecen créditos mediante bancos comerciales con tasas fijas que fluctúan de 9.9 por ciento a 20 por ciento anual.
Darinka Rodríguez
11 noviembre 2014 23:26 Última actualización 12 noviembre 2014 5:5
educación privada

Si quieres dar a tus hijos una educación privada, para ello ya hay varios esquemas de financiamiento y con tasas inferiores a 10 por ciento anual. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- Tener acceso a educación privada es oneroso, sin embargo el estudiante puede financiarla a tasas fijas inferiores a 10 por ciento anual.

Una encuesta de HSBC, señala que 92 por ciento de los padres no tiene ahorros para pagar la carrera de sus hijos. Pero, las universidades ofrecen créditos educativos a tasas fijas que pueden ir de 9.9 a 20 por ciento a tasa anual en plazos de hasta 10 años.

Leticia Colunga, coordinadora de becas y financiamiento educativo de la Universidad Iberoamericana (UIA), explicó que en México no se acostumbra adquirir financiamiento para la educación, pese a que se trata de una inversión a largo plazo, que no se deprecia.

“La sociedad mexicana no está habituada a pedir financiamiento para ésta, prefiere que se les dé vía beca a fondo perdido, pero se debe educar a las familias a que sí es posible; hay familias que invierten en una hipoteca o para un crédito de auto, por lo que hay que preguntarnos si no es importante destinar un recurso a un crédito educativo”, indicó.


Por su parte, Celia Guerra, directora de becas de la Universidad Panamericana (UP), dijo que aunque existen varios esquemas de financiamiento, pocos padres hacen uso de este recurso por desconfianza.

“Creen que no podrán pagar por un periodo largo, pero lo cierto es que es el propio estudiante quien puede pagarlo al terminar su carrera”, dijo.
En México, no obstante, la mayoría de los padres de familia prefiere financiar la educación privada en los niveles básicos, de acuerdo con la ENIGH 2012.

En tanto, en Estados Unidos, por ejemplo, 3.6 millones de estudiantes adquirieron un crédito para la educación, según la Oficina de Estadísticas Laborales de aquél país.

Sin embargo, para Marco Fernández, investigador asociado de México Evalúa, esta desconfianza se sustenta en la poca información que hay después de que los alumnos egresan de universidades de renombre.
“Hay pocos indicadores de seguimiento de los egresados como información sobre sueldos o el desempeño, después de que salen de la escuela”, señaló.

UN MOSAICO DE TASAS Y COSTOS

Para financiar la educación, la opción más socorrida por los padres son los programas de becas que financia la propia institución que escoge el alumno, pero se requiere de varios requisitos como un promedio mínimo y un estudio socioeconómico, como en el caso de la UIA.

No obstante, tanto la Ibero como la Panamericana ofrecen un crédito educativo Santander, y la segunda también con HSBC, ofreciendo tasas fijas que pueden ir de 9.9 a 20 por ciento a tasa anual en plazos que pueden ir hasta los 10 años, en el caso de estudios de posgrado y que normalmente dan un ‘periodo de gracia’ de seis meses, posterior a la conclusión, en los que no se realiza ningún pago.

Bancos, instituciones educativas y de gobierno, Sofomes y Sofipos pueden proporcionar financiamientos para la carrera o posgrado; cada uno con diferentes características y plazos.

Si los padres prefieren evitar la opción del crédito, están los fondos de inversión o seguros educativos, pero se requiere de planeación.

TIPS

No pienses sólo en créditos. Si no deseas pedir financiamiento, analiza crear un fondo de inversión o establece algún método de ahorro.

Escoje el instrumento adecuado. Si decides ahorrar y tu perfil de riesgo es bajo, opta por instrumentos conservadores como los seguros o instrumentos de renta fija. Escójelos en función del plazo en que necesitarás el dinero.

Evalúa el costo. Los créditos educativos suelen tener tasas bajas, pero su pago es por largos periodos. Evalúa si el pago del financiamiento no interfiere con otros planes para que no te sobreendeudes.