Mis Finanzas

Divorciarse puede ser expréss, pero cuesta caro

El número de divorcios en el país crece casi exponencialmente. 
La figura de divorcio incausado o expréss ha agilizado y abaratado este trámite. No obstante, además de los costos emocionales y administrativos, las cargas económicas aumentan cuando se tiene que dividir los bienes o pagar pensión a los hijos.
Darinka Rodríguez
10 junio 2014 21:29 Última actualización 11 junio 2014 5:0
Divorcio

Los divorcios pueden causar altos costos económicos y emocionales. (Carlos López)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los corazones y familias en punto de quiebre van al alza. 

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que se registraron 99 mil 509 divorcios en 2012 en el país y 91 mil 285 en 2011. Además de los costos emocionales, divorciarse implica gastos que van más allá del papeleo.

Gilberto Mendoza Martínez, jefe del departamento de derecho de la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dijo que con el divorcio incausado o exprés, el número de separaciones matrimoniales aumentó de 2008 a 2010 en cerca de 8 mil casos en el Distrito Federal.

Con la reforma en la Ciudad de México que pretende agilizar el trámite de divorcio, reducir tiempo, dinero y energía en los casos presentados, actualmente para divorciarse lo único que se necesita es que alguno de los implicados ya no esté conforme con el matrimonio.

Gerardo Palomar Méndez, socio del Despacho Palomar Orozco y Asociados y académico del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, indicó que el aumento en los divorcios también ha elevado los costos económicos para muchas personas más allá de lo administrativo, que en la capital es de 195 pesos.

“Aún vivimos resquicios de una sociedad machista, donde normalmente el hombre es quien da el sustento. La mujer puede usar como rehenes del matrimonio a los hijos para obtener la pensión alimenticia, la cual será proporcional al número de visitas que pueda tener el cónyuge culpable”, indicó.

Juan Araque, jefe de la academia de derecho de la escuela de ciencias económicas y empresariales de la Universidad Panamericana (UP), explicó que una vez que se presenta la demanda de divorcio se fija una pensión alimenticia temporal mientras el juez obtiene documentación de la capacidad económica de los padres. “El juez protege a los menores; por lo que los padres pueden presentar sus pretensiones en cuanto a la separación de bienes y la pensión, pero al juez es al que le corresponde decidir”, explicó en entrevista.

Por su parte, Palomar indicó que la parte que tiene que pagar ve mermado su capital, mientras que entre más hijos se tiene, es mayor el porcentaje.

Los especialistas señalaron que es mejor llegar a un acuerdo cordial entre las partes, ya sea con un convenio firmado por ambos o sin llegar a tener contacto por medio de abogados cuando la situación lo amerite; siempre tratando de dejar a los menores fuera del pleito legal, pues las repercusiones psicológicas pueden ser más costosas que las económicas.

Asimismo, un matrimonio que no tuvo hijos puede disolverse de manera sencilla si no se tiene un acuerdo de capitulaciones matrimoniales, es decir, de bienes separados. De otro modo, lo obtenido en el curso del matrimonio se dividirá entre ambas partes sin que llegue a existir el pago de una pensión si no hubo hijos en esa unión.

Ambos especialistas recomendaron recibir asesoría legal especializada y no dejarse llevar por anuncios de “divorcio exprés”.