Mis Finanzas

Decisión de peso
¿compro auto o ahorro para el retiro?

Elegir entre gasto presente y ahorro para el futuro son parte relevante en el tema de los recursos personales. Así, medidas que incentiven el ahorro para el retiro favorecerán el destino de los recursos a este fin; en tanto, el nuevo esquema de Hoy No Circula en la ciudad de México fomenta el consumo de autos.
Darinka Rodríguez
02 noviembre 2014 23:27 Última actualización 03 noviembre 2014 5:5
auto

La compra de un auto no debe dejar sin recursos al ahorro para el retiro. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si bien las necesidades de hoy suelen ser las más apremiantes, el futuro está a la vuelta de la esquina.
De acuerdo con especialistas consultados, destinar recursos no es cosa sencilla, por lo que deben establecerse prioridades.

Carlos Barber Kuri, vicerrector institucional de negocios y ciencias sociales de la Universidad del Valle de México (UVM), dijo que se debe evaluar si la necesidad de un automóvil requiere que destinemos más recursos a este fin que a un plan de ahorro para el retiro.

“Primero se debe valorar la necesidad y determinar cuáles son los instrumentos que tenemos a la mano y pensar en el costo-beneficio de tener un auto y saber si se puede resolver con otro tipo de estrategias de movilidad como el transporte público”, explicó.


En un esquema de crédito automotriz a 72 meses, que es el plazo más largo disponible en el mercado para adquirir un vehículo, una persona puede erogar 3 mil 551 pesos mensuales, es decir, 42 mil 612 pesos cada año. Sin considerar el gasto anual en combustible.

Por otro lado, si ese monto mensual se destinara a ahorrar en la Afore, una persona menor de 36 años habría obtenido 4 mil 261 pesos de rendimientos en un año, de acuerdo con la tabla de retornos promedio que determina la Consar.

Sin embargo, el retiro se suele dejar al último; sobre todo porque una persona joven suele ponderar más la movilidad que el retiro.

“Con las nuevas disposiciones se olvida el retiro, y aunque son situaciones diferentes, se prefiere destinar recursos a un auto pese a que cada que se circula la unidad se deprecia, mientras que con el ahorro para el retiro se genera un fondo productivo a largo plazo”, indicó María Eugenia Ávila, jefa de la academia de control e información directiva de la Universidad Panamericana (UP).

PONDERAR NECESIDADES

Cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), señalan que en México el ahorro se destina principalmente al pago de emergencias o imprevistos, con 39 por ciento de las respuestas; a cubrir gastos personales con 29 por ciento; a la educación y salud un 25 por ciento; de 16 a 8 por ciento al incremento de activos familiares y sólo 1 por ciento para el momento del retiro.

Por ello, al momento de realizar un presupuesto, Barber recomendó adquirir un vehículo austero, aunque el flujo de efectivo en la familia permitiera uno de lujo, para destinar la diferencia al pago de aportaciones. “Dedicar al ahorro para el retiro 3 o 4 por ciento de nuestro ingreso es sano; y una vez que ya se tiene esa suma, entonces sí destinar otro monto al pago de un crédito automotriz”, abundó.

TIPS

Establece necesidades en familia. Platica los objetivos financieros con todos los integrantes.

Cuida los plazos. El ahorro siempre es a largo plazo, pero para la adquisición de un crédito automotriz los expertos recomiendan que no sea superior a 24 meses.

Sé constante. El ahorro no tiene sentido si no se hace con constancia. No lo dejes para mañana.