Mis Finanzas

Cuando arriendes, lee
las letras chiquitas

Al momento de firmar un contrato para rentar, hay que revisar tanto las condiciones del inmueble como las obligaciones a las que se sujeta al firmar el contrato.
Darinka Rodríguez
13 marzo 2014 21:14 Última actualización 14 marzo 2014 5:0
ilustración

Antes de rentar, deben revisarse cuidadosamente todas las condiciones.

CIUDAD DE MÉXICO.- Decidir dónde vivir no es una elección que se hace a la ligera, sobre todo por el dinero que se debe desembolsar.
Expertos en finanzas personales indican que el alquiler mensual de una persona no debe rebasar 25 por ciento de los ingresos, por lo que al elegir una casa o departamento verifique que este pago no comprometa gran parte de sus ingresos.

De acuerdo con Claudia Velázquez, directora de desarrollo de nuevos negocios de la consultora inmobiliaria Softec, el crecimiento de viviendas que se ponen a disposición para renta ha ido creciendo en volumen en las últimas décadas a un ritmo de 120 mil viviendas cada año.

“En términos de capital, para una familia resulta menos gravoso y requiere menos tiempo de ahorro acceder a una vivienda en renta”, dijo en entrevista con EL FINANCIERO.

DULCE HOGAR

El crecimiento de la oferta del parque en renta puede explicarse según Velázquez por la nueva composición social y las necesidades de la sociedad. “Las demandas de la población del país en torno a movilidad, migración y formación de nuevas familias genera que el parque habitacional crezca todos los años entre 800 y 900 mil unidades”, expuso.

Pero hacer frente a los gastos de un hogar ha obligado a muchas personas a la renta compartida con “room-mates”.

Según la plataforma Dada Room, 75 por ciento de quienes buscan compañeros de departamento viven en el Distrito Federal y el Estado de México, en un rango de edad de 23 a 32 años y pagando en promedio una renta de 3 mil a 3 mil 500 pesos mensuales.

Otros, no obstante, prefieren enfrentar los gastos individualmente.
Luis Saldaña, es vendedor y no vive en un mismo lugar por periodos mayores a un semestre
y prefiere vivir austeramente a compartir.

NO VIVA CON EL ENEMIGO

Antes de firmar un contrato de arrendamiento, revise meticulosamente las cláusulas y obligaciones de cada una de las partes.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor, al llegar a un acuerdo sobre las condiciones de renta, ambas partes tienen compromisos para que la convivencia sea saludable.

El arrendador deberá realizar las reparaciones que necesite el inmueble, mantener en buen estado las conexiones eléctricas, de plomería y chapas de las puertas y conservar limpias las áreas que son comunes y hacer caso a las sugerencias del inquilino sobre el mantenimiento que requiera el inmueble.

Quien renta también tiene obligaciones como pagar a tiempo la renta, avisar al propietario sobre el mantenimiento que requiera el inmueble, comentar con el propietario si piensa realizar algún tipo de mantenimiento, por ejemplo, pintar el interior del inmueble, cambiar la chapa de las puertas y comunicar con anticipación al arrendatario si desea dejar o cambiarse de inmueble.

Antes de firmar un contrato se recomienda revisar a detalle las condiciones físicas del inmueble por si llegará a surgir algún desperfecto de mantenimiento que debiera ser arreglado.

REQUISITOS PARA RENTAR UN INMUEBLE MEDIANTE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO

El convenio deberá contener las siguientes estipulaciones:

A) Nombres del arrendador y arrendatario.

B) La ubicación del inmueble.

C) Descripción detallada del inmueble objeto del contrato y de las instalaciones y accesorios con que cuenta para el uso y goce del mismo, así como el estado que guardan.

D) El monto de la renta.

E) La garantía, en su caso (uno o dos meses de depósito).

F) La mención expresa del destino habitacional del inmueble arrendado.

G) El término del contrato (generalmente un año).

H) Contar con un aval.