Mis Finanzas

Caminito a la escuela...
con protección

Las escuelas están obligadas a contratar seguros de gastos médicos para los pequeños ante accidentes dentro del centro y en el trayecto a casa. Verifica que efectivamente existe el contrato y bajo qué condiciones.
Daniel Villegas
16 septiembre 2015 22:44 Última actualización 17 septiembre 2015 5:5
seguro escolar

En cuanto a pólizas para estudiantes, hay algunas accesibles que van desde 20 pesos por alumno. (Alejandro Gómez)

Cuando se piensa en seguros de gastos médicos generalmente vienen a la mente adultos y situaciones poco recurrentes como un accidente vial o enfermedades.

No obstante, los pequeños también estas expuestos a riesgos en diferentes lugares y la escuela no es la excepción. Un tropezón, empujón o una patada en un partido de futbol a la hora del recreo pueden resultar onerosos.

De acuerdo con cálculos de aseguradoras, el costo mínimo de atender este tipo de incidentes es de dos mil pesos. 

María López, directora de suscripción de HIR seguros, explicó que los centros educativos por obligación tienen que contar con pólizas de seguro para sus estudiantes, sin importar si son escuelas públicas o privadas.

TIPS
-Cuidado. Hay escuelas que dicen tener seguros escolares, pero en realidad no cuentan con ellos. Pregunta por el número de póliza y verifica con la aseguradora que presta el servicio.

-Camino seguro. Estas pólizas cubren el trayecto de ida y regreso a la escuela, las excursiones hechas por el centro educativo, si el asegurado no se desvía para realizar otras actividades.

-Más vale. Es importante que la dirección escolar indique a los padres de familia cómo funciona la póliza: qué cubre, cuánto cuesta, cuál es el deducible y qué hospitales están disponibles.

En los centros públicos están contemplados en los gastos regulares de la escuela y no se cobran cuotas adicionales a los padres de familia por este tipo de servicios.

Eva del Refugio, directora del Colegio Campestre, explicó que en las instituciones privadas la adquisición de seguros se planea en la dirección de la escuela, por lo que los padres de familia no intervienen en las cuestiones financieras, simplemente se les informa qué póliza se contrató, las características de la misma y a qué precio.

Este tipo de seguros, al tratarse de contrataciones colectivas, suelen ser económicas. Hay planes muy accesibles que van desde 20 pesos por alumno, pero pueden elevar su costo dependiendo del deducible, los montos del reembolso y los servicios otorgados. López agregó que se pueden contratar seguros para todos los niveles educativos, desde preescolar hasta universidad.

Los precios son distintos, pues no es lo mismo asegurar a un adolescente, que por lo general es más osado, que a un universitario, que suelen ser adultos responsables.

En el caso particular del Colegio Campestre, Del Refugio indicó que cuenta con una póliza de la aseguradora Mapfre cuyo costo es 90 pesos por alumno. “Tenemos una política muy rigurosa para lograr que haya cero accidentes”, añadió.

Aunque anotó que sí es muy útil contar con una póliza de seguro.
“El Colegio Campestre tiene 11 años de funcionamiento y nunca hemos tenido un accidente grave. Se han presentado casos de esguinces o torceduras. Sólo hasta hace unos meses se presentó una fractura de codo, en la que el alumno necesitó ser operado y todo corrió por cuenta de la aseguradora”, comentó.

Otra particularidad con la que cuentan estos servicios es la protección a distancia “los alumnos están asegurados desde que salen de su hogar para dirigirse al centro educativo, en la estancia y hasta que llegan a casa”, explicó María López.

Sin embargo, señaló que es muy importante precisar que existe una cláusula: los estudiantes no deben haberse desviado de su ruta para asistir a la escuela y regresar a casa.

Las dos entrevistadas confirmaron que estos seguros se aplican también en el caso de excursiones o salidas a eventos o sitios organizados por la institución educativa, siempre y cuando los responsables sean los trabajadores de la escuela y que se haya dado previo aviso a la aseguradora.

Es muy importante que los padres de familia estén enterados de si la escuela a la que asisten sus hijos cuenta con un seguro o no, pues aunque por ley es una obligación, algunos centros educativos hacen caso omiso. Es su responsabilidad preguntar qué seguro se contrató y verificar la póliza con la aseguradora.

Posteriormente, obtener información de cómo opera el servicio contratado, para saber el deducible, qué cubre y por qué monto, también a qué centros hospitalarios puede acudir en caso de accidente. Es mejor estar prevenidos ante cualquier eventualidad.