Mis Finanzas

Busca inmuebles
en redes sociales sin
ser defraudado

Las redes sociales pueden ser una herramienta extraordinaria para facilitar la búsqueda de un hogar, pero al mismo tiempo suelen ser utilizadas por personas que quieren aprovecharse de los demás ofreciendo inmuebles que no existen o que no están
a la venta.
Nancy Rodríguez
22 febrero 2015 22:55 Última actualización 23 febrero 2015 5:5
Inmuebles

Las redes sociales ayudan a buscar inmuebles, pero se deben tomar ciertas precauciones. (Sabina Iglesias)

Facebook o Twitter ya no se ocupan sólo como forma de entretenimiento, hoy por hoy son herramientas que ayudan a las personas a buscar inmuebles y ahorrar tiempo mientras lo hacen; no obstante, considera algunas precauciones para evitar ser defraudado en algún grupo.

Verifica que los datos proporcionados por la página de la red social contengan la mayor información descriptiva posible del inmueble, que cuenten con información del contacto directo y fotografías de alta calidad que le den un panorama de la vivienda, aconsejó Gloria Rosas, gerente de relaciones públicas de Inmuebles24.com.

Cuando estés ocupando las redes sociales para buscar casa o departamento, considera qué tipo de páginas estás consultando o bien, los grupos en los que está encontrando la información ya que pueden contener datos fraudulentos o que no le sean útiles.

“Una de las realidades que tienen las redes sociales es que cualquiera puede tener acceso y subir información, son una fuente confiable pero hay que considerar la cuenta que siga por Facebook o Twitter”, comentó Carlos Álvarez, gerente de e-commerce y marketing de Coldwell Banker.


De las cosas más importantes en las que hay que poner atención en las páginas o grupos es el número de visitas que tienen en su Facebook o Twitter y la frecuencia o veces que anuncian algo con su respectiva marca.

Al momento de querer adquirir el inmueble, hay que prestar mucha atención a la información que te otorguen y que sea real, puede solicitar que le envíen más detalles a su cuenta de correo personal para cotejar dirección y teléfonos de la empresa.

“Aconsejaría a los usuarios que no consulten las páginas que no tienen ninguna certificación o que no tienen respaldo, a menos que fueran grupos de LinkedIn; es mucho más profesional estar en un grupo de esta red social”, destacó Álvarez.

Aunque la búsqueda pareciera más sencilla mediante las redes sociales, es necesario ahondar en la información en el área de atención a clientes del sitio web; evalúa las respuestas que te dan y si resuelven tus dudas con respecto a precio, contrato y ubicación.

Los detalles más importantes que debes considerar son las fotografías que muestra la empresa, que los anuncios que se refieren en redes sean iguales a los de la página oficial, asimismo detalles arquitectónicos, de diseño, datos de la zona, de los servicios con lo que cuentan, por mencionar algunos, sugirió la gerente de Inmuebles24.com.

En la investigación en los muros de las redes sociales, una buena manera de enterarse si la página es confiable o no es leyendo los comentarios de los demás usuarios, ya que pueden ser una brújula que te ayude a medir la certeza de los servicios.

Existe en nuestro país una tendencia al alza en el uso de redes sociales para la búsqueda de patrimonio, de acuerdo con el gerente de Coldwell Banker.

Sin embargo recomendó siempre estar pendientes de con quién se está tratando y verificar las recomendaciones o quejas que pueda haber hacia la persona.

Los especialistas coincidieron en que los grupos de las redes sociales pueden ser una buena opción para enterarse sobre quiénes pueden vender una casa o un departamento; no obstante, es más confiable acceder a través de los perfiles de las agencias que se encargan de los anuncios inmobiliarios.

TIPS
Precaución. Si te piden dinero por adelantado para ver el inmueble es mejor que no continúes con el contacto.

Fotos. De la vista nace el amor, así que cuantas más fotografías revises del inmueble mejores decisiones podrás tomar.

Precios bajos. Ten cuidado si el inmueble ofertado en las redes sociales es sustancialmente menor a los precios del mercado, podría ser un fraude.