Mis Finanzas

Boda, la primera
decisión en pareja

La celebración de la unión matrimonial puede ser el evento social más importante de las familias, aún en la época actual. Planear con antelación, les ayudará a efectuar ahorros de hasta 30% y elaborar un presupuesto les permitirá que su vida familiar no inicie con deudas.
Darinka Rodríguez
19 mayo 2014 21:30 Última actualización 20 mayo 2014 5:0
boda

La boda es el primer gasto que se planea como pareja. (Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si están por sonar las campanas de tu altar, haga una pausa para planear. Con ello evitará desfalcar el presupuesto de su próxima familia.

Puede elegir entre economizar o “echar la casa por la ventana”.
De acuerdo con un estudio realizado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el costo de una boda fluctúa de 63 mil 482 a 219 mil 577 pesos.

Sonia Sánchez-Escuer, experta en finanzas personales, indicó que la clave para ahorrar en este tipo de evento está en la planeación anticipada, la cual, no debe ser menor a siete meses. “Hay menos margen de error al planear con tiempo la boda, pues se puede perder un buen descuento o que las personas queridas no estén presentes”.

Agregó que si se evita planear “a las carreras”, es posible ahorrar de 15 a 30 por ciento.

Estimaciones de la Profeco señalan que la mayor parte del presupuesto se va al salón y el banquete, que pueden ocupar de 61.5 a 47.4 por ciento del total asignado; mientras que Sánchez-Escuer, indica que 20 por ciento se va a la fotografía y la música y el vestido de la novia se puede llevar hasta 11 por ciento del presupuesto.

Sin embargo, antes de cualquier gasto, es importante definir si se quiere una boda pequeña o grande. “Con base en esas decisiones viene la parte fundamental, que es establecer el presupuesto”, expuso Sánchez-Escuer.

Por su parte, Haydeé Moreyra, académica del departamento de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, recomendó establecer muy bien el tipo y tamaño del evento que se desea, a fin de no desperdiciar recursos.

Cuantos menos eventos se hagan, hablando de la boda religiosa o la civil, será mucho mejor; el hecho de hacer dos eventos separados lo puede hacer más caro, mientras que hacerlo un mismo día, evita gastar tiempo y presupuesto adicional en transporte y hospedaje para invitados puede ser una opción”.

Para la académica, la confirmación es indispensable para ahorrar.
“Se debe dejar en claro que hay que confirmar para evitar pagar por un comensal que no va a llegar y de ese modo acortamos presupuesto”.  También es posible apoyarse de organizadores de bodas, quienes tienen pactados proveedores y precios para hacer más expedita la preparación.

COMENZAR CON EL PIE DERECHO

Iniciar una vida en pareja con una deuda es lo menos recomendable, aún cuando se desee hacer un festín con muchas personas para festejar la unión matrimonial. “Lo recomendable es hacer un plan de ahorro y verlo como la primera meta de pareja, teniendo un plan y una visión y hablando con los proveedores con suficiente anticipación, pues se trata de que no sea sólo una fiesta, sino de disfrutar desde la planeación, el ahorro y la prueba de menú”, comentó Sánchez-Escuer.

No debemos olvidar que la vida en pareja inicia desde el noviazgo, por lo que platicar con nuestro futuro cónyuge puede ser esencial para iniciar con el pie derecho la vida matrimonial, sabiendo sacar provecho de situaciones que implican recursos conjuntos.

TIPS

1. Pidan varias cotizaciones. Un evento como este puede generar suficiente emoción como para querer adquirir todo al primer impulso.

2. Lean bien los contratos. Verifiquen que todos los servicios adquiridos estén escritos en el contrato antes de firmar.

3. Platiquen en pareja. Se nos puede pasar la mano y dar mucha importancia a las familias de ambos. Realicen una selección delimitada de licores y bebidas, por ejemplo.

4. Olviden las invitaciones. Pueden mandar invitaciones elegantes y sofisticadas por medios electrónicos como correo e internet y confirmar sólo vía telefónica.

5. Inviten sólo miembros cercanos. Inviten sólo a gente próxima a la familia de ambos novios para evitar la llegada de ‘colados’. La reunión puede ser en casa de alguno de los novios, de modo que se haga un ahorro considerable en el pago de servicios.