Mis Finanzas

Arrendar vehículos, ¿conviene si soy una Pyme?

Mientras que en México el esquema de arrendamiento de vehículos concentra apenas entre 5 y 8 por ciento del mercado
de la venta de autos en el país, en Estados Unidos y países
de Europa éste abarca 60 por ciento.
Jeanette Leyva
19 octubre 2015 22:15 Última actualización 20 octubre 2015 12:4
Coches

El arrendamiento de vehículos permite reactivar la economía de las empresas al quedar dinero disponible para invertir en otros bienes. (Alejandro Gómez)

¿Arrendar un automóvil o un tracto camión en lugar de comprarlo?
Tomar esa decisión puede significar un ahorros no sólo en materia fiscal si eres una pequeña o mediana empresa (Pyme), un profesionista independiente o administrador de una gran empresa.

El arrendamiento de vehículos, tracto camiones y tráilers tuvo una pausa en su crecimiento tras la operación del Impuesto Empresarial de Tasa Único (IETU), pues disminuía la base de contribución cuando se compraban activos, pero actualmente está derogado y eso ha hecho que regrese el interés por parte de las Pymes para arrendar, explicó Juan Pablo Loperena, director General de TIP México.

No obstante, la falta de conocimiento sobre este esquema hace que su avance como opción para adquirir un vehículo sea lento.
A este respecto, dijo que otro problema es de índole cultural, pues al mexicano le gusta ser propietario.

TIPS
Un arrendamiento permite a una Pyme no descapitalizarse. En lugar de dar un enganche de 20 o 30 por ciento, con dos o tres mensualidades se tiene la opción de adquirir el vehículo.

Al comprar un auto nuevo éste se deprecia entre 10 y 15 por ciento al salir de la agencia y la deuda se mantiene igual.
Con el arrendamiento, al final puede decidir si se queda con el vehículo o lo cambia por uno nuevo.

El arrendamiento se puede dar también para vehículos de transporte, tracto camiones o tráilers.


“Esto se acentúo por las crisis, porque la única manera de tener valor en tu dinero, era tener posesiones, no efectivo, y el valor del dinero se defendía con bienes ya sea con vehículos o inmobiliarios y esta cultura ha permanecido por muchos años; se tenían los vehículos por mucho tiempo”, indicó.

Actualmente, en las empresas los autos se tienen que renovar cada tres o cuatro años y en el caso de los vehículos de carga resulta vital cambiarlos constantemente, dado que tener mayor eficiencia en el consumo de combustible es importante para competir.

Loperena explicó que en lugar de un crédito bancario o comprar de contado, el arrendamiento permite a las Pymes no descapitalizarse para hacerse un activo, porque de uno a tres pagos pueden obtenerlo, en lugar de dar un enganche del 20 o 30 por ciento y al final se deja el valor residual del activo.

Con ello, esta figura permite reactivar la economía de las empresas al quedar dinero disponible para invertir en otros bienes y no en la adquisición de un vehículo que se depreciará al momento de salir de la agencia.

Además, la renta se puede hacer deducible hasta cierto monto si es un vehículo para un ejecutivo.

“Hay una serie de mitos sobre el arrendamiento, México apenas se está sofisticando en temas financieros y en países desarrollados es muy recurrido; aquí es un tema cultural y los empresarios piensan que arrendar es no tener el bien y de lo que deben estar conscientes, es que lo importante de generar valor no es tener el bien, sino saber administrar los recursos”, dijo.

Agregó que hay dos tipos de arrendamiento, uno en el que al final del contrato se devuelve el vehículo y se inicia un nuevo contrato por otro nuevo, y otro arrendamiento con opción a comprar el bien al final del contrato.