Mis Finanzas

¿Arrendar o
comprar coche?

Si deseas transportarte puedes adquirir un auto o arrendarlo. Antes de firmar, analiza los propósitos que le darás al auto, calcula el valor de depreciación durante el periodo que dure el contrato y coteja las tasas de interés ofrecidas en cada opción.
Darinka Rodríguez
17 septiembre 2014 23:15 Última actualización 18 septiembre 2014 5:5
Etiquetas
Arrendamiento

Ya sea que compres o arriendes un vehículo, analiza todas sus ventajas y costos.(Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si quieres adquirir un auto nuevo sin realizar una fuerte erogación de recursos de un golpe, podrías considerar adquirirlo mediante la figura de arrendamiento.

“Por mi trabajo he pensado en arrendar, porque necesito moverme en un auto más nuevo y lo puedo hacer deducible”, indicó Arturo González en un sondeo, quien es consultor independiente.

El modelo de arrendamiento es positivo por los beneficios fiscales que ofrece, aunque se recomienda en especial para personas físicas con actividad empresarial y para personas morales, más que para asalariados, debido a la deducibilidad que el esquema permite, explicó Ricardo Díaz, director de mercadotecnia de la firma arrendadora TIP.

Por otro lado, si prefieres cambiar de auto cada dos o tres años sin importar si es o no de su propiedad, este esquema puede ser benéfico para ti.




“Para quienes no cuentan con el monto inicial de un enganche de entre 20 y 25 por ciento del valor del auto, arrendar puede ser lo ideal”, dijo el directivo.

Asimismo, señaló que para las personas asalariadas el beneficio está en función del monto a pagar cada mes, “pues no se llega a 0 por ciento de valor residual, sino 20 o 40 por ciento”, comentó.

“Esto hace que las mensualidades sean muy pequeñas, sin embargo son pocos los ofertantes de este tipo de producto en México”, agregó Díaz.

Con la reforma fiscal el monto de deducibildad en una sola compra se redujo de 175 mil a 130 mil pesos y en el arrendamiento bajó de 7 mil 500 a 6 mil 500 pesos.

¿QUIÉNES SÍ Y QUIENES NO?

Gianco Abundiz, asesor en finanzas personales, expuso que para los pequeños empresarios o profesionales independientes la figura de arrendamiento puede ser conveniente, pero sólo en algunos casos.

“Alguien que trabaje de manera independiente por honorarios puede ver un beneficio, pero no hay una receta secreta; para la mayoría de las personas, este esquema puede resultar muy caro”, indicó.

Con un crédito tradicional, una persona física debe dar un enganche y pagos durante 12 y 36 meses por el resto del valor, más los intereses.
En un arrendamiento, aunque no hay un desembolso inicial, se hace un pago durante 36 meses y al final del periodo se puede comprar el vehículo o devolver la unidad y adquirir una nueva.

“Si un asalariado opta por este esquema, debe comparar la tasa de interés que cobra el banco respecto a lo que cobra la arrendadora”, señaló Díaz López.

De acuerdo con Abundiz Cabrero, las personas que necesitan circular con frecuencia o que tienen gran movilidad por su actividad laboral, pueden encontrar una solución en el arrendamiento.

TIPS

Considera los plazos. Si eres de los que gustan de cambiar auto en un periodo de 2 a 3 años, el arrendamiento es ideal. Para lapsos más largos, analiza los montos que pagarás.

Estima las cantidades. Haz una estimación del monto del enganche si quisieras comprarlo, o de la mensualidad que podrías pagar. No olvides el pago de insumos del vehículo.

Depreciación. Si planeas comprar cuando termine el periodo de arrendamiento, considera la depreciación con base en el kilometraje y el mantenimiento del vehículo.

Si decides comprar. Haz cuentas. Si quieres adquirir el auto al finalizar el periodo de arrendamiento, piensa que puede resultar más caro que comprar uno desde el principio.