Mis Finanzas

Aprende a gastar y ahorra por lo menos 4 por ciento

Conoces algunas sugerencias que pueden reducir tus gastos diarios y ayudarte a incrementar tu ahorro con conductas fáciles de implementar en tu vida diaria.
Darinka Rodríguez
31 enero 2014 16:4 Última actualización 03 febrero 2014 5:0
Ahorro

No olvides que los pequeños gastos suelen ser los que más pesan si permites que se acumulen.

Los aumentos de precio y nuevos gravámenes contemplados a partir de este año provocan que el gasto de las familias se incremente por lo menos 971 pesos más de acuerdo con un estudio de Kantar Worldpanel para este 2014.

Sin embargo, los hábitos de consumo, así como las costumbres que se tiene al momento de hacer uso de nuestros recursos pueden hacer la diferencia entre gastar y despilfarrar.

Gianco Abundiz, asesor en finanzas personales y autor del libro “Saber Gastar” afirma que las actuales generaciones son hijas de crisis recurrentes, que heredaron la costumbre de comprar hoy antes de que el dinero se devaluara mañana. “En el siglo XXI ya no son válidas las premisas de antaño en cuanto al consumismo” indica.

En entrevista con EL FINANCIERO, el especialista señala que asignar prioridades en nuestros gastos es una estrategia muy eficiente para enfrentar los cambios y aumentos de precios, para lo cual se deben dividir los egresos en tres rubros.

1. Gastos prioritarios. Estos son inamovibles y son a los que se debe dedicar el mayor porcentaje de nuestros recursos, tales como vivienda, educación, alimentación y transporte. “Aun cuando haya subido la tarifa del metro, tienes que seguir usándolo, a menos que decidas hacer trayectos a pie o en bicicleta” señala.

2. Gastos de comodidad y estatus. La clase media es susceptible a estos gastos de comodidad. Tomar taxis, comer con frecuencia fuera de casa o pagar comisiones por retiro en cajeros que no son de nuestro banco.

3. Gastos de vanidad. De acuerdo con Abundiz, son los gastos más superfluos y que tienen que ver con el entretenimiento y el gozo, como ir cada fin de semana al cine, los juegos de azar o bien las idas al salón de belleza o el arreglo personal.

“Los gastos de confort y de vanidad son los primeros que se pueden recortar sin dejar por ello, de divertirnos, que a final de cuentas para eso trabajamos” señaló el especialista, quien indica que con una reducción de gastos no necesarios se puede ahorrar por lo menos 4 por ciento y en algunos casos hasta 20 por ciento de egresos mensuales.

En el primer caso, dejar de comer fuera de casa con tanta frecuencia o salir con más tiempo de casa puede hacernos ahorrar una buena suma a la semana. En el caso del entretenimiento, salir al cine una vez al mes en vez de tres o cuatro, hacer uso de servicios como Netflix o la renta de películas, así como pasar tiempo en familia visitando un parque público.

“Saber gastar no implica que dejes de divertirte ni de hacer lo que te gusta, sino hacerlo en función de tu bolsillo” recomienda. Bajo la premisa de que no es más rico el que más gana, sino el que mejor gasta, Abundiz recomienda hacer un análisis de nuestras salidas de dinero y acomodarlos en el cajón adecuado para administrar correctamente nuestros recursos mes con mes. Si ahorras cincuenta pesos a la semana recortando estos gastos, en un año habrás ahorrado por lo menos 2,400 pesos.