Mis Finanzas

Ahorro ‘en cajones’, lo que tu cartera necesita

EF Branded Media
18 septiembre 2017 18:6 Última actualización 10 octubre 2017 13:42
Divide tus ahorros en metas

Shutterstock

¿En qué momento la palabra ahorro se convirtió en algo que causa miedo, ansiedad y estrés? Sí, ahorrar no siempre es fácil. Llegar a tu ‘meta de ahorro’ no es algo que vas a lograr en 1 mes y ¿qué pasa si tienes más de una meta? Y ¿si tienes que ahorrar para distintas cosas?

Entendemos que esto puede causar pánico, pero tampoco debe de ser para salir corriendo al otro lado. Por qué no prevenir para cuando menos, tres situaciones a futuro. Este tipo de ahorro, aunque parece escalofriante de inicio, puede ser el correcto para ti. Vizualizarlo siempre ayuda:

1. Cajón a largo plazo: ahorro para el retiro.
No hay cómo escapar de éste. Tienes que ahorrar para la vejez. Cuando llegues a los 60 o 70 viene lo inevitable, dejarás de trabajar y ¿de qué vivirás? Tu primer ahorro debe ser éste. Te recomendamos ir con una empresa especializada en Afores que te vaya a ayudar. Normalmente se encargan de mensualmente hacer el retiro a tu cuenta y lo invierten para que en 30 años haya rendimientos.

2. Cajón a mediano plazo: ahorro para ‘una casa’.

Es bueno tener una meta a mediano plazo, ya sea dar el primer pago de una casa o un coche. Lo ideal es que este ahorro no lo tengas ‘tan disponible’. ¿A qué nos referimos? No lo podrás tocar a menos que sea una emergencia o para retirarlo al haber terminado. En el país puedes encontrar diferentes opciones, públicas o privadas, que te ayudarán a formar tu patrimonio. De igual manera, recomendamos domiciliar el retiro para evitar gastarlo antes de poder meterlo en la bolsa de ahorro.

3. Cajón a corto plazo: para emergencias, o para esa bici que quieres.
Siempre es bueno tener una reserva de dinero, con fácil acceso, para una emergencia pequeña o para un gasto fuerte, pero recuperable, como un viaje o la bicicleta que quieres. Este ahorro será al que más vas a recurrir y con el cual no tienes que ser tan estricto; sin embargo, recomendamos ser consistente en las aportaciones.

Todos tenemos planes a futuro distintos, por lo cual:

-Piensa qué plan de ahorro te podría servir a ti.
-Escribe tus metas.
-Revisa tus gastos mensuales y ve con cuánto dinero podrías disponer para ahorros.
-Repártelos de la manera que más te acomode.
-Domicilia algunos de estos y ponte una fecha mensual para otros.
-No falles, eso es lo más importante.