Mercados

Zona euro crecerá a ritmo moderado hasta el 2 semestre: Draghi del BCE

Draghi admitió que la recuperación parece haber pedido impulso recientemente como apunta el "decepcionante" dato del PIB de la eurozona en el segundo trimestre de 2014.
Redacción
25 septiembre 2014 8:34 Última actualización 25 septiembre 2014 8:35
[Bloomberg] Draghi dijo que un crecimiento sostenible no sería posible sin unas finanzas públicas saneadas. 

[Bloomberg] Draghi dijo que un crecimiento sostenible no sería posible sin unas finanzas públicas saneadas.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, admitió este jueves que las condiciones económicas en la zona euro han sido "algo más débiles" de lo esperado en el verano y espera un "modesto crecimiento" en la zona euro en la segunda mitad del año.

Entrevistado por el el diario económico lituano 'Verslo Zinios', Draghi negó que no existan señales de recuperación en la eurozona, ya que el PIB está aumentado desde el segundo trimestre de 2013, pero admitió que la recuperación parece haber pedido impulso recientemente como apunta el "decepcionante" dato del PIB de la eurozona en el segundo trimestre de 2014.

"Según las informaciones preliminares recibidas durante el verano, las condiciones económicas han sido algo más débiles de lo esperado. Sin embargo, en general, esperamos un modesto crecimiento en la segundo mitad del año y seguimos esperando que la demanda nacional sea apoyada por varios factores", afirmó.

Entre esos factores, el presidente del BCE mencionó la política monetaria acomodaticia, las favorables condiciones financieras y las reformas estructurales, que deberían sostener el consumo privado y la inversión.

Por el contrario, Draghi admitió también que un desempleo "inaceptablemente alto" y un continuado débil crecimiento del crédito es probable que frenen la fortaleza de la recuperación, pero descartó que exista el riesgo de entrar en un escenario de deflación como el de Japón en los años noventa.

En este contexto, explicó que existen "claros riesgos" en el horizonte y advirtió en particular de que las elevadas tensiones geopolíticas pueden dañar la confianza de consumidores y empresas. Además, también alerta de que el riesgo de unas "insuficientes" reformas estructurales podría pesar en el entorno empresarial.

Asimismo, reconoció que el crédito sigue registrando un comportamiento "débil", aunque recalcó que se están comenzado a ver cambios positivos, como un aumento de la demanda durante dos trimestres consecutivos y un alivio de las condiciones en el préstamo a empresas.

Para evitar estas débiles dinámicas de crédito que están bajando la inflación, el BCE adoptó nuevas medidas de estímulo en septiembre y, según Draghi, está dispuesto a usar todas las herramientas no convencionales que le permite su mandato o a alterar el tamaño o la composición de las actuales para eliminar los riesgos de una prolongada baja inflación.

Pese ello, también insistió en que es necesario que los gobiernos adopten medidas "decisivas" en materia de reformas estructurales para lograr un crecimiento y un empleo más sostenible en la eurozona.

Además, reclamó que los progresos realizados en consolidación fiscal no se abandonen, pero que se adopten políticas más favorables al crecimiento.