Mercados

WTI sube a 94.55 dólares, su cierre más alto desde el 20 de agosto

La demanda global de petróleo ha aumentado menos de lo esperado en los últimos años y analistas dijeron que el desarrollo de la disputa comercial por la crisis en Ucrania también podría ayudar a reducir el consumo de combustible.
28 agosto 2014 14:53 Última actualización 28 agosto 2014 14:57
[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 96.72 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el lunes en 114.36 unidades.

[Bloomberg] El WTI se cotizaba en 96.72 dólares. La canasta de la OPEP finalizó el lunes en 114.36 unidades.

Los precios del crudo ligero del WTI hilaron su tercera jornada consecutiva con ganancias en reacción al dato de la economía estadounidense que se expandió más de lo estimado en el segundo trimestre, lo que eleva las expectativas de una mayor demanda, mientras que el crudo Brent de referencia en Londres subía en medio de la escalada de tensiones entre Ucrania y Rusia.

WTI para entrega en octubre subió 67 centavos, o un 0.7 por ciento, a 94.55 dólares el barril en el New York Mercantil Exchange, el cierre más alto desde el 20 de agosto.

Por el contrario, el contrato del Brent para octubre cayó 26 centavos, a 102.46 dólares el barril en la bolsa ICE Futures Europa con sede en Londres.

El precio de la gasolina, un indicador de la demanda, se elevó a 9.1 millones de barriles por día la semana pasada, de acuerdo con informes de la EIA, el brazo estadístico del Departamento de Energía, dijo.

El alza en los precios estuvo direccionada en las cifras de la economía de Estados Unidos que mostró una recuperación en el segundo trimestre y ante un nuevo incremento en las tensiones geopolíticas entre Ucrania y Rusia.

Hoy, el producto interno bruto de Estados Unidos mostró un crecimiento a una tasa anualizada del 4.2 por ciento en el segundo trimestre, frente a una estimación inicial de un 4 por ciento.

La cifra representa su ritmo de crecimiento más veloz desde el tercer trimestre de 2013.

En el otro extremo, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko convocó a una reunión de seguridad de emergencia para defenderse de lo que llamó una "de facto" incursión rusa después separatistas ganaron terreno en la intensificación de los combates.