Mercados

Una mala renegociación del TLCAN presionará al peso mexicano: Base

Especialistas del Grupo Base advirtieron que alargar la renegociación del TLCAN al 2018 presionará al tipo de cambio que seguirá cotizando por arriba de los 18 pesos por dólar, además que la inflación seguiría cercana al 5%.
Clara Zepeda I Enviada
18 octubre 2017 12:14 Última actualización 18 octubre 2017 15:59
TLCAN

TLCAN. (Shutterstock)

TOLUCA. Patear el ‘balón’ en la renegociación del TLCAN al 2018 e inclusive después de los procesos electorales, le permitirá a México seguir gozando de los beneficios del acuerdo; sin embargo, el tipo de cambio se mantendrá presionado y la tasa de inflación cercana a 5 por ciento, estimó Gabriela Siller.

En el marco del XIV Foro Nacional IMEF: “Inversión como motor de crecimiento”, la directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base advirtió alargar la renegociación da incertidumbre en la parte financiera, ya que el tipo de cambio seguirá cotizando arriba de los 18 pesos por dólar y la inflación seguiría alta.

Por esto, el Banco de México podría seguir subiendo la tasa de referencia, actualmente en 7 por ciento y se espera que en diciembre vuelva a subir los réditos, alertó la economista.

"Al mercado se le olvida un poco y puede ser que en momentos no se presioné, pero el peso no estará en 17.50 pesos por dólar, sino arriba de 18 unidades. En tanto que Los precios al consumidor seguirán sin llegar al objetivo de estabilidad de precios de 3.0-4.0 por ciento", estimó.

En otro punto, Siller alertó que una mala renegociación del TLCAN es "peor que salirse de él", debido a que acceder a incluir la cláusula de vencimiento a 5 años, implicaría ratificar la permanencia del tratado comercial cada 5 años.  

En el tema de las reglas de origen en el sector automotriz que plantea que el 50 por ciento se produzca en Estados Unidos, Siller asegura que es darse un “disparo en el pie”.

En el tema de aplazar la discusión hasta el 2018 o después de los procesos electorales de Estados Unidos y México, la economista consideró que se puede negociar con grupos de interés y usar las dos armas económicas de nuestro país, que son el maíz y el petróleo.

Siller añadió que se espera también la discusión de otros dos puntos álgidos: los salarios, porque Estados Unidos va a querer entrometer en la política pública de México, lo cual no se puede permitir y, la manipulación de divisas, pero Canadá y México no tienen esa práctica, aunque quizás lo que quieran proponer es un mecanismo de estabilización.

“Con estas cláusulas, si no se tiene un antídoto por parte de México, no sólo se afectará el crecimiento, mediante un posible desplome de la inversión extranjera directa, sino que también presionaría a las finanzas públicas, por lo que una mala renegociación es peor que salir del TLCAN”, dijo Siller.





Por su parte, en ese mismo Foro, Adriana Berrocal, presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), afirmó que si Estados Unidos quiere tronar el TLCAN, el intercambio comercial continuaría, con reglas y situaciones diferentes, que los agentes económicos tendrían que asimilar.

Toda vez que, afirmó Berrocal, “en México se tiene que seguir con la agenda para pugnar reformas, con marcos regulatorios sencillos, con leyes en contra de la corrupción y la impunidad y con estrategias de crecimiento”.