Mercados

Tras QE, Wall Street aplastó a la economía real: BofA

Wall Street está contando las ganancias que obtuvo con siete años de dinero fácil, proveniente de los programas QE de la Reserva Federal de Estados Unidos.
Bloomberg
02 noviembre 2015 22:32 Última actualización 03 noviembre 2015 5:0
[El Dow Jones subía 0.28% durante los primeros minutos en Wall Street. / Bloomberg]  

[El Dow Jones subía 0.28% durante los primeros minutos en Wall Street. / Bloomberg]

En un informe enviado a sus clientes, los estrategas de Bank of America sumaron los resultados de 606 rebajas mundiales de las tasas de interés desde la debacle de Lehman Brothers y las compras de activos del banco central por valor de 12.4 billones de dólares luego del rescate de Bear Stearns.

Los resultados representan una clara victoria de Wall Street sobre la economía real, según el equipo de Michael Hartnett, estratega jefe de inversiones de BofA. Por cada empleo que se creó en los Estados Unidos en esta década, las empresas gastaron 296 mil dólares recomprando acciones, según el banco con sede en Nueva York.

Una inversión de 100 dólares en una cartera de acciones y bonos desde que la Reserva Federal inició la flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) ahora valdría 205 dólares. En el mismo período, un salario de 100 dólares habría aumentado sólo a 114.



Por cada 100 dólares que captaron los fondos de capital riesgo de los Estados Unidos a comienzos de 2010, ahora recaudan 275, pero por cada 100 dólares de crédito hipotecario otorgado hace cinco años, sólo se otorgaron y aceptaron 61 dólares en junio pasado, informó BofA.

Entretanto, las propiedades inmuebles comerciales de primer nivel aumentaron 168 por ciento, frente a un 16 por ciento de incremento de todas las propiedades residenciales de los Estados Unidos. En el Reino Unido, Londres representó el 26 por ciento del valor del total de ventas de viviendas el año pasado aun cuando sólo representa el 1 por ciento de la tierra.

Estas experiencias hacen que Hartnett y sus colegas sigan pronosticando una “expansión deflacionaria” en la economía mundial bajo la forma de una transición lenta e irregular hacia tasas de crecimiento más altas con Estados Unidos a la cabeza.

“Las tasas cero y las compras de activos de los bancos centrales hasta ahora resultaron mucho más favorables a Wall Street, los capitalistas, la banca en las sombras, los ‘unicornios’, etc. que a la economía real, los trabajadores, los ahorristas, los bancos y el mercado laboral”, escribió el equipo de BofA.