Mercados

Tras 5 años sin la AAA, persisten dudas en EU

Desde agosto de 2011, las tres principales calificadoras globales de riesgo soberano difieren de la calidad crediticia de la principal economía del mundo.
Standard & Poor's

Standard & Poor's. (AP)

A cinco años de que Standard & Poor’s le retirara su grado “triple A”, los mercados financieros operan dando por sentado que la deuda soberana de Estados Unidos es “libre de riesgo”. Sin embargo, su apalancamiento como proporción del PIB sigue tocando niveles extremos, aumentando la vulnerabilidad del sistema financiero mundial.

Desde agosto de 2011, las tres principales calificadoras de riesgo soberano difieren de la calidad crediticia de la principal economía del mundo. La calificación del crédito estadounidense fue degradada por primera vez en su historia el 5 de agosto de 2011, cuando la agencia Standard & Poor’s (S&P) le bajó la nota de “AAA” a “AA+”, argumentando su creciente deuda y el pesado déficit presupuestario como motivos fundamentales.

No obstante, sigue disfrutando de la mejor nota de Moody’s y Fitch, es decir, consideran que los bonos estadounidenses siguen siendo “cero riesgo”, aunque podrían estar equivocados.

De acuerdo con datos de Bloomberg, Estados Unidos es uno de los países más endeudados del mundo. En 2015, la deuda pública en Estados Unidos alcanzó un 103.83 por ciento de su PIB, mientras que al primer trimestre de 2016 es de 105.37 por ciento.

El mundo en general ha olvidado los excesos que desencadenó la peor recesión desde la Gran Depresión de los años 30 y ha continuado manteniendo la senda alcista en su apalancamiento durante los últimos años. De 2007 a 2014, el planeta ha sumado otros 57 billones de dólares en deudas a medida que el crecimiento sigue sin alcanzar su potencial.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) advirtió a mediados del año pasado que las cotas de apalancamiento mundial tocan ya niveles extremos, una situación que aumenta la vulnerabilidad del sistema financiero.

“La economía del mundo apenas si está creciendo. La zona euro, Japón e Inglaterra se encuentran en riesgo de caer en recesión, y el ritmo de crecimiento de China se ha reducido a la mitad desde 2010. Por ahora, sólo queda Estados Unidos como verdadero motor del crecimiento global, por eso es importante monitorearlo de cerca”, aseveró Patricia Berry, directora de Investigación y Análisis de Mercado de Intercam.