Mercados

¿Terminó el efecto psicológico de Banxico?

El dólar no cesa de subir, a pesar de que está vigente el mecanismo de subasta de dólares; el efecto psicológico por el anuncio de dicha herramienta pudo ser de muy corto plazo
Antonio Sandoval
10 diciembre 2014 12:48 Última actualización 10 diciembre 2014 13:17
Agustín Carstens Carstens. (Cuartoscuro/Archivo)

Bancos centrales

CIUDAD DE MÉXICO.- El Banco de México (Banxico) anunció el lunes pasado que reactivaba el mecanismo de subasta de dólares, mismo que suspendió en abril de 2013.

Dicho mecanismo permite inyectar liquidez el mercado si la variación de la cotización interbancaria rebasa un porcentaje predeterminado, que en este caso sería de 1.5 por ciento respecto al fix del día previo.

Ante el anuncio, la primera reacción del mercado fue de retroceso en las cotizaciones; la paridad interbancaria bajó en ese momento de 14.46 a 14.32 pesos; pero terminó el lunes con un moderado ajuste.

Los anuncios de los bancos centrales suelen contener un elevado nivel de impacto psicológico, ante la postura que asumen las instituciones en determinado tema; en este caso el efecto se sintió, pero solo el primer día, el del aviso, ni siquiera el del inicio de vigencia del mecanismo.

Entre martes y miércoles, el tipo de cambio se ha depreciado 1.32 por ciento, insuficiente para que Banxico asigne dólares de la subasta, pero con una clara tendencia alcista para el dólar, que parece no detenerse.

Todo indica que el efecto psicológico del banco central mexicano tuvo muy poca duración, debido principalmente al contexto externo, que no abona a la estabilidad del peso.

Pero otros factores que contribuyeron al resultado observado pudieran ser los puntos finos del mecanismo, que en esencia es el mismo vigente hasta 2013, pero con algunos ajustes que, es factible, incidieron en mantener la volatilidad.

Por un lado, el monto a subastar hasta abril del año pasado era de 400 millones de dólares, hoy es de solo 200 millones; por otra parte, la volatilidad esperada el año pasado era de 2 por ciento, ahora la bajaron a 1.5 por ciento, inferior pero todavía manejable para los especuladores.

El tamaño del mercado mexicano es de 30 mil millones de dólares, y parece que un monto tan pequeño, de sólo 200 millones, no es lo suficiente para mantener un efecto psicológico de largo alcance, no en las condiciones actuales de los mercados.

Algunos participantes del mercado se preguntan si acaso Banxico pudo haber anunciado una intervención discrecional en el mercado, más que la reactivación del mecanismo de subasta de dólares, pero con montos menores.