Mercados

Sismo tendrá un impacto negativo en el PIB del 3T: Citibanamex

Analistas de Citibanamex señalaron que las zonas afectadas por el sismo representan el 28.5 por ciento del Producto Interno Bruto nacional.
Clara Zepeda
21 septiembre 2017 11:0 Última actualización 21 septiembre 2017 13:15
Citibanamex

dssd

CIUDAD DE MÉXICO.- La catástrofe que sufrió el pasado martes la zona Metropolitana de la Ciudad de México, Puebla y Morelos, tendrá un impacto al Producto Interno Bruto (PIB) nacional cercano al 0.4 por ciento trimestral, lo que en términos anuales sería de 0.1 por ciento, estimó la dirección de Estudios Económicos de Citibanamex.

De acuerdo con Guillermina Rodríguez, responsable de los Estudios de Economía Regional de Citibanamex, el efecto negativo se concentrará en el tercer trimestre de este año como reflejo de la menor actividad en las zonas afectadas, las cuales representan el 28.5 por ciento del PIB nacional.

“La destrucción de vivienda, infraestructura, fábricas y otros bienes afecta directa y significativamente a la riqueza de la nación. En lo que respecta al PIB, consideramos que el impacto negativo se concentrará en el tercer trimestre del año”, precisó Rodríguez.

Sin embargo, hacia el último trimestre de este año y el primero del 2018, la economista de Citibanamex consideró que las actividades de reconstrucción compensarán por completo el impacto negativo.


“En lo fiscal, vemos espacio para que el gobierno incremente el uso de recursos regulares y extraordinarios sin alterar el déficit de manera significativa. Igualmente, en la inflación, observamos un impacto breve en los precios que difícilmente afectará la tendencia estimada”, estimó Guillermina Rodríguez.

Por su parte, Carlos Ponce, director general de Estrategia Bursátil de Ve por Más, especificó que dentro de los sectores con potencial de implicaciones negativas por el sismo se encuentra las aerolíneas y aeropuertos por la cancelación de vuelos; hoteles urbanos por la cancelación de reservaciones; carreteras por un menor tránsito y aseguradoras por el pago de pólizas.

Del otro lado de la moneda, se verán favorecidas empresas dedicadas al cemento y viviendas, ante la demanda de reconstrucción y nuevas casas; alimentos y bebidas, así como el comercio, con abasto preventivo.