Mercados

Se repliega onza de oro desde máximos de 17 semanas

La menor probabilidad de un conflicto bélico en Europa del Este renovó el apetito por el riesgo y motivó a los inversionistas retirar ganancias en los refugios de inversión.
Efraín H. Mariano
04 marzo 2014 14:46 Última actualización 04 marzo 2014 14:46
[El oro al contado cayó un 0.3% a 1,386.36 dólares la onza / Bloomberg / Archivo] 

[El oro al contado cayó un 0.3% a 1,386.36 dólares la onza / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.-La onza troy del oro retrocedió el martes desde sus máximos de 17 semanas en el Commodity Exchange (Comex), al pasar a segundo plano las tensiones geopolíticas, después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, diluyó los temores cualquier enfrentamiento bélico con su vecino país, al ordenar a sus tropas abandonar la región de Crimea y regresar a sus bases.

Como resultado, en el Commodity Exchange (Comex), el contrato de la onza troy del oro para entrega en abril, que ayer se disparó 2.2 por ciento, retrocedió 0.9 por ciento para cerrar en mil 337.90 dólares, tras escalar en la rueda previa hasta mil 355 dólares, su pizarra más alta desde el 30 de octubre.

Los operadores confirmaron que la caída del metal dorado estuvo asociada a la relajación de las tensiones geopolíticas, enseguida de constatar que las tropas rusas se replegaron a sus bases por orden de su mandatario, diluyendo las probabilidades de cualquier conflicto bélico.

Desde el punto de vista técnico, el oro todavía enfrenta una resistencia clave en la marca de los mil 356.50 dólares, misma que fue su cotización más alta desde el 25 de octubre de 2013.

En caso de superarla de forma permanente, los analistas estiman que podría escalar hasta los mil 400 dólares, una cotización que no alcanza desde septiembre del año pasado.

En lo que va del año, el metal dorado acumula una ganancia de 11 por ciento, después de desplomarse 28 por ciento en el 2013, su peor caída anual desde 1981, beneficiado por compras de refugio, como resultado de los problemas iniciales de liquidez de los mercados emergentes y las señales desaceleración de las economías de China y Estados Unidos.