Mercados

Se hunden 6.24% acciones de Bank of America al cierre de Nueva York

La entidad financiera anunció semanas atrás su intención de destinar unos cuatro mil millones de dólares a su programa de recompra de acciones y elevar el dividendo que reparte entre sus accionistas de uno a cinco centavos de dólar por título.
28 abril 2014 15:5 Última actualización 28 abril 2014 15:9
[Bloomberg] Schneiderman planea demandar a Bank of America y Wells Fargo por no haber cumplido con las obligaciones del acuerdo. 

[Cuartoscuro]  Bank of America inició un litigio contra la compañía por incumplimiento de crédito.

La decisión de Bank of America Corporation (BAC) de suspender su programa de recompra de acciones y su plan para subir el dividendo, cayó como un balde de agua fría a los inversionistas y a sus acciones que se desplomaron más de un 6 por ciento al cierre de operaciones en Nueva York.

Las acciones del segundo banco comercial más grande de Estados Unidos, dirigido por Brian Moynihan, se desplomaron un 6.24 por ciento en el mercado del NYSE para terminar en 14.96 dólares. En lo que va del año las acciones de han depreciado hasta un 1.89 por ciento.

En un comunicado, Bank of America, atribuyó el error a un ajuste incorrecto relacionado con el impacto de los bonos estructurados que tuvo que asumir en 2009 con la compra de Merrill Lynch, de tal manera que sus niveles de capital son inferiores a lo comunicado previamente a la Reserva Federal (Fed) para las pruebas de estrés.

Desde ahora, el banco se verá obligado a revisar sus cuentas y enviar a la Fed un nuevo plan de capital y suspender las recompras de acciones y los repartos de dividendo anunciados al presentar sus últimos resultados.

Bank of America había anunciado hace unas semanas su intención de destinar unos cuatro mil millones de dólares a su programa de recompra de acciones y elevar el dividendo que reparte entre sus accionistas de uno a cinco centavos de dólar por título.

Se trata de un duro golpe para Bank of America, ya que la entidad había superado las últimas pruebas de estrés de la Reserva Federal y contaba con autorización para aumentar su dividendo por primera vez desde la crisis, según señala The New York Times.