Mercados

Se dispara tasas de bonos mexicanos

El mercado de bonos en el mundo y, particularmente en México, ha sido fuertemente sacudido por el 'el fantasma de la inflación' debido al posible programa económico que pueda aplicar Trump 
Esteban Rojas
11 noviembre 2016 10:20 Última actualización 11 noviembre 2016 10:20
Fed. (Reuters)

Fed. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- El mercado de bonos ha registrado una fuerte salida de participantes tras ganar Donal Trump la presidencia de Estados Unidos, situación que se traduce en fuertes presiones alcistas en las tasas de interés.

Este viernes, las tasas de interés de largo plazo registran en México una alza generalizada. Los bonos a 10 y 2 años suben 30 y 33 puntos base, al ubicarse en 6.64 y 7.39 por ciento de acuerdo con información de Bloomberg. 

El rendimiento que paga el bono norteamericano referencial a 10 años sube a 2.15 por ciento a un máximo no visto desde el 11 de enero del presente año. Un día antes de las votaciones en Estados Unidos, el rendimiento de este instrumento era de 1.83 por ciento, esto en tres sesiones consecutivas ha subido 32 puntos base, de acuerdo a información contenida en la plataforma de Bloomberg.

La presión de alza sobre las tasas de interés derivada de la expectativa de la estrategia económica que pueda seguir Donald Trump, una vez asumido su cargo el 20 de enero del 2017, se le debe de sumar la proveniente de un posible aumento en el costo del dinero de parte de la Fed, antes de que termine este año.

El presidente de la Fed de Ricchmond, Jeffrey Lacker declaró que probablemente subiría las tasas de interés más rápido si Washington baja impuestos o un gasta más para impulsar el crecimiento económico.
La debilidad en el mercado de bonos se ha extendido prácticamente a todo el mundo, ante renovadas preocupaciones por un repunte en la inflación.

Los participante en el mercado de bonos norteamericano se muestran preocupados por la posibilidad que Donald Trump pueda instrumentar su promesa de campaña elevar el gasto como un mecanismo para impulsar a la economía, situación que llevaría a ampliar la brecha presupuestaria y a presionar al alza la inflación. A estos factores, se le viene a sumar su intención de imponer impuestos a las importaciones, lo cual derivaría en mayores precios para los consumidores norteamericanos.

De acuerdo Guillermo Aboumrad, director de estrategias de mercado de casa de bolsa Finamex “El plan fiscal de Trump es todavía más agresivo que el planteado por Hillary Clinton, ya que el primero propone una baja de impuestos, por lo que hace sentido anticipar que modificaría la tasa de equilibrio al alza.”

La presión de alza sobre los rendimientos de los bonos se ha dado con mayor intensidad en los de corto plazo, más sensibles al cambio en las expectativas inflacionarias.

El diferencial entre el rendimiento de los bonos norteamericanos de 2 y 30 años alcanzó su mayor nivel desde el pasado febrero.
La ‘ola de tensión’ sobre los mercados de bonos se extiende a prácticamente todo el mundo.

En Europa, los rendimientos de los bonos en el Reino Unido, Alemania y Francia se elevan 8.5, 9.7 y Francia 16.1 puntos base.

En tanto que en naciones como Japón y Australia los rendimientos suben 2.8 y 27.8 puntos base.

En México, la tasa de interés del bono a 10 años, uno de los más negociados en el mercado, se incrementa este viernes en 33.2 puntos, al operar en 7.38 por ciento.

La presión de alza sobre el rendimiento del bono a 10 años en México es la más alta en América Latina. En segundo lugar correspondió a Brasil al subir en 31 puntos.

La curva de rendimientos, en el caso de México, se ha desplazado en su totalidad hacia arriba del pasado lunes al jueves de esta semana. Este comportamiento se acompañó con una mayor presión en las tasas de corto plazo.

El bono, con un horizonte de vencimiento a un año, reportan un incremento de 114 puntos base, mientras que el de 30 años sube en 103 puntos, del pasado lunes a la presente jornada, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Cambios en la subasta de valores gubernamentales
La Secretaria de Hacienda lleva a cabo uno de los primeros ajustes derivados del nerviosismo generado por el proceso electoral en Estados Unidos.

La volatilidad dará como resultado una preferencia por la liquidez, a lo que se adelanta la Secretaria de Hacienda al cambiar el programa de subastas de valores gubernamentales.

Los cambios “consideran incrementos en los montos a ofrecer en las subastas de instrumentos a menor plazo (28 días a 5 años) y reducciones en aquellas de mayor plazo (10 a 30 años)”, de acuerdo al comunicado de la Secretaria de Hacienda. Este ajuste llevará a una disminución de la “duración y la vida media de las subastas sin comprometer las metas de captación…”

En lo que resta del cuarto trimestre, el total a colocar de Cetes sube en 5 mil millones de pesos. Particularmente, aumenta el monto en los plazos a 28 y 91 días.

La cantidad a colocar en los bonos a 3 y 5 años sube en 4 mil millones de pesos y el de los denominados Bondes D a 5 años se incrementa en mil millones.

El monto a colocar en lo que resta del año en los bonos con un horizonte de vencimiento de 10 a 30 años, se reduce en 3 mil 500 millones de pesos, con respecto a originalmente previsto.

En materia de instrumentos vinculados a la inflación, los cambios son menos significativos. En el Udibonos a 3 años se aumenta el monto a colocar en 100 millones de UDIS. Mientras que en los plazos de 10 y 30 año se reduce en 300 millones de UDIS.

La incertidumbre de los mercados derivados de que tanto pueda aplicar su plan económico el presidente electo de Estados Unidos y una inflación al alza, pueden derivar en un mayor apetito por instrumento más líquidos, esto es con un menor plazo de vencimiento.

Los cambios en los montos a subastar, aplicarán a partir de la subasta que se llevará a cabo el próximo martes.