Mercados

Se desploma el PIB agropecuario del país

El avance de 7.3% registrado en 2012 fue suplantado por un incremento de solamente 0.35%, el impacto climático es el que más afectó en los últimos meses.
Marvella Colín
23 febrero 2014 16:32 Última actualización 23 febrero 2014 16:34
[Bloomberg] Departamento de Agricultura de Estados Unidos indicó buena y excelente el 34% de la cosecha.  

[Bloomberg] Departamento de Agricultura de Estados Unidos indicó buena y excelente el 34% de la cosecha.

Ciudad de México.- Los fuertes problemas climáticos que enfrentó el país durante el 2013 afectó de manera grave al sector agropecuario el cual solo logró elevar su producto interno bruto (PIB) en 0.3 por ciento, cifra que prácticamente muestra un desplome frente al crecimiento de 7.3 por ciento registrado en el 2012.

Asimismo el PIB del agro del año pasado -el primero del sexenio actual- muestra un magro avance comparado con el aumento de 2.3 por ciento del primer año del sexenio pasado. También el campo creció por debajo de las expectativas de los especialistas, que esperaban un avance cercano a uno por ciento.

Las actividades agrícolas son las que mostraron la mayor vulnerabilidad de todo el sector ya que después de haber logrado un incremento del PIB de 10.1 por ciento en el 2012, solo avanzaron 0.5 por ciento en el 2013.

Por su parte las actividades pecuarias que se refieren a la cría y explotación de ganado, mostraron un aumento de 0.8 por ciento en el 2013 frente al aumento de 1.4 por ciento un año previo, esto de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En cuanto a la evolución del sector forestal también reflejó un fuerte contraste al pasar de un crecimiento de 2.7 por ciento en el 2012 a una caída de uno por ciento en el 2013, mientras que las actividades de pesca y caza pasaron de un incremento de 0.3 por ciento a una reducción de 3.7 por ciento en ese mismo lapso.

El PIB agropecuario del 2013 es reflejo de la fuerte vulnerabilidad de las diversas actividades del campo, de su fuerte dependencia de los cultivos de temporal y del rezago histórico en el que se encuentra el grueso de los productores.

La problemática del sector es muy compleja, basta recordar los resultados de la última la Encuesta Nacional Agropecuaria, que indican que el 96.88 por ciento de las unidades de producción en el campo tiene problemas en el desarrollo de las actividades agropecuarias.

El problema más fuerte es la falta de apoyos, ya que esto es lo que se señala el 83.25 por ciento de las unidades de producción. Asimismo los altos costos de insumos y servicios aqueja al 81.4 por ciento de la producción por lo que se convierte en el segundo peor problemas para el agro mexicano.

El tercer obstáculo es la pérdida por cuestiones climáticas, plagas y enfermedades ya que afectan al 74 por ciento de las unidades de producción.

Asimismo la falta de capacitación y asistencia técnica sigue afectando de manera importante al agro ya que el 51.91 por ciento de los productores lo señala como un fuerte problema que limita la evolución del sector.

En años recientes el cambio climático se ha sumado de manera importante al impacto negativo del agro en nuestro país. De hecho en el pasado periodo gubernamental el PIB agropecuario avanzó solamente 1.3 por ciento en promedio anual, avance que no sirve para generar empleos permanentes en el campo e impedir la migración hacia Estados Unidos y hacia distintas entidades dentro del país.

El rezago estructural del campo mexicano ha sido imposible revertirlo con políticas de apoyos y subsidios en los últimos años, pues antes de elevar su productividad y competitividad el sector ha enfrentado una economía caracterizada por la apertura comercial internacional , lo cual le ha obligado a enfrentar la competencia en un entorno adverso.